Miécoles 10 de mayo del 2017

COMPLICIDADES: Por Octavio Aristeo López

*Los enemigos de las instituciones

Los enemigos de las instituciones están dentro de las instituciones y los carteles de la droga son la base de poder político; por ello, los servidores públicos protegen la delincuencia organizada y a los políticos vinculados con el crimen organizado, ya que el Poder Judicial es dependiente del Poder Ejecutivo.

Por lo mismo, la estructura social está cambiando, México cambia, la clase política gobernante tiene que cambiar, pero, no entienden sobre estos cambios y se convierten en enemigos de las instituciones; por ese motivo, están desesperados y nerviosos ante el voto de castigo que los puede alejar de las instituciones en las que han construido su nido, su guarida.

El no existir responsabilidad gubernamental es porque trabajan y son parte de la delincuencia organizada, son enemigos de las instituciones, con bolsas o ligas recaban dinero, teniendo dos a más empleos trabajando al mismo tiempo en diferentes lugares, se encargan de organizar el robo de combustible y aumentan el precio de las gasolinas e involucran a sus familiares. Practican el tráfico de influencias.

La clase política gobernante, ha convertido las instituciones en una maquinaria para recoger dinero de procedencia ilícita e ilegal, esto provoca que más de 30 mil menores de edad trabajen en el crimen organizado, esto no genera crecimiento económico. La consigan es saquear y retener los recursos públicos con el objetivo de empobrecer más a los mexicanos. Los fondos de apoyo a los municipios son retenidos y acumulados en las cuentas personales de los diputados federales y locales; y los senadores de la República.

Los poderes facticos están en contra de la sociedad. Golpean a las instituciones. Están por la represión. Estamos en crisis humanitaria, el pueblo está en paz y vive en paz, los que están en guerra son los criminales que ocupan las instituciones democráticas. Son los que practican la guerra sucia en el campo político y social cuyo único objetivo es saquear y retener los recursos públicos y así controlar y empobrecer más a los mexicanos.

El gobierno para gobernar necesita a los medios de comunicación y las fuerzas de seguridad incluida al ejército en las calles, el problema es que el gobierno es parte del crimen organizado, entonces utiliza a las fuerzas de seguridad para reprimir al pueblo. De aquí, la creación de batallones de Policía Militar en cada una de las 12 regiones en que está dividido el territorio nacional por el Ejército; en consecuencia, están en guerra.

También, la información que reciben por parte de los grupos de inteligencia institucional son utilizados para vigilarse mutuamente, los servicios de inteligencia son utilizados por sus fines particulares; la información que generan los servicios de inteligencia son clasificados para ocultar sus actividades no tan claras que beneficien a los grupos criminales.

Además, los grupos de seguridad pública están a su servicio personal; por consiguiente, sostengo que los que están en el gobierno son enemigos de las instituciones. El gobierno como parte del crimen organizado es el que atento contra las propias instituciones.

Por otra parte, los medios de comunicación hacen su campaña mediática para posesionar la agenda política; las agencias de noticias y los corresponsales instrumentan cortinas de humo; reporteros simpatizantes de los enemigos de las instituciones generan interés en la nota que quieren resaltar, la sociedad perciba hechos que beneficien y apoyen las corporaciones.

Por tal motivo, las versiones periodísticas recurren a la especulación, con versiones diferentes generan ambigüedad y confusión que protegen a los enemigos de las instituciones y a las corporaciones.

Las plataformas político electorales son temas del crimen organizado y de los medios de comunicación, sus notas negativas y notas positivas determinan su participación. Serán años de resistencia de las voces que no son escuchadas; ya los bienes públicos están siendo privados en el enriquecimiento ilícito y la desaparición de las instituciones, porque están siendo utilizados para otros fines no para servir a la sociedad, entonces estos grupos de criminales utilizan los espacios vacíos institucionales dejados por el pueblo.

La delincuencia organizada se robó la Presidencia de la República, gubernaturas y representaciones populares; de modo que, la capacidad de los grupos delictivos es fuerte, la incapacidad legal para actuar contra los corruptos es débil y la desconfianza de las autoridades es manifiesta; de modo que, su discurso de unidad tienen vacíos sociales sin capacidad operativa y de información que los vincule con el pueblo.

Todo se reduce al miedo y al temor, en lugar de crear y crecer ilusiones para controlar el estrés y la tensión social, cometen errores y tienen pocos aciertos. Este es el plan, el proyecto de futuro de los enemigos de las instituciones que están dentro de ellas. Es el México del futuro de la clase política gobernante enemiga de las instituciones.

Luchar contra éste proyecto de los enemigos de las instituciones es una lucha larga y posible de realizar un proyecto colectivo con un discurso fresco.

*Profesor de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales - Universidad Nacional Autónoma de México - oaristeolopez@gmail.com

Más artículos

GRILLA EN EL PODER: Miguel Anguiano
Son mexicano Fusión
El '68, Perelló y el machismo