EPISODIO: Por Atilio Alberto Peralta Merino

*Corea del Norte la conexión mexicana

En el peculiar universo por demás soterrado, intrincado y jamás esclarecido de la historia reciente de los movimientos subversivos en México existe un peculiar episodio en el que se hace presente la conexión de uno de los grupos en cuestión con la República Popular de Corea del Norte.

Corría el mes de diciembre de 1971 cuando el presidente de la República a la sazón Luis Echeverría Álvarez ordenaba la expulsión de personal adscrito a la legación diplomática acreditada ante la cancillería mexicana de la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas.

El diplomático Oleg Netchiporenko sería expulsado del país como prerrogativa del ejecutivo federal consignada en el artículo 33 de la Constitución independientemente de que en la especie la Secretaría de Relaciones Exteriores hiciese valer las atribuciones concernientes que al efecto se consignan en la Convención de Viena sobre el Trato Diplomático que rige la relaciones entre estados soberanos.

Meses después, Fernando Pineda Ochoa sería detenido por agentes integrantes de la denominada “Brigada Blanca” y adscritos a la extinta Dirección Federal de Seguridad, acusándole de planear diversos atentados en el país dada su adscripción al Movimiento Armado Revolucionario constituido a raíz de la ocupación del campus universitario de San Nicolás de Hidalgo en Morelia, ejecutada bajo las órdenes del General Hernández Toledo y estando don Agustín Arríaga Rivera en aquellos momentos al frente de la gubernatura de Michoacán.

Recientemente, el periodista Philp Shenon dejó el descubierto un testimonio que habría permanecido oculto por más de medio siglo y que corre a cargo de la desaparecida escritora Elena Garro, testimonio, en el que la autora de los “Recuerdos del porvenir” daría cuenta de algún encuentro en la Ciudad de México entre Lee Harvy Oswald, el asesino de Kennedy y el controvertido agente de la KGB , cuyas andanzas, así como las del célebre “jefe de estación de la CIA” Winston Scott sería aludidas con tinte de farsa en la novela de Rafael Bernal “El Complot Mongol”.

A raíz de la detención de Pineda Ochoa, las autoridades del país señalarían al “jefe de operaciones” de la KGB en México como al sujeto encargado de establecer contacto de enlace con el MAR, dado que Fernando Pineda había tomado cursos en la Universidad “Patricio Lumbumba” en Moscú, pese a ello, la única conexión comprobada y aceptada por los militantes del MAR incluido su ya finado dirigente Gómez Roaro, habría sido, en exclusiva, con la República Popular de Corea del Norte.

Las declaraciones ministeriales y las pesquisas del caso, sin embargo, dejaron en claro en la ocasión, que, de manera aceptada e indubitable, el MAR había contado con asistencia de Corea del Norte y jamás logró acreditarse participación alguna de la KGB, al menos por lo que hace a la conformación y desenvolvimiento de la agrupación en cuestión.

Mucha ha sido el agua que ha corrido bajo el puente desde aquellos lejanos días y jamás han quedado esclarecidas las implicaciones de la conexión de Corea del Norte en nuestro país, implicaciones que se antojan por demás complejas, muy atentados habrá que estar en consecuencia en los días que corren, dado el panorama internacional que nos circunda.

albertoperalta1963@gmail.com

Más artículos

Profundizan México y España mecanismos de diálogo, intercambio y cooperación bilateral: Pablo Escudero
En la CDMX no hay vida homogénea, acusa especialista premiado
Ya investigamos a todos los tramposos electorales, incluido el caso AMLO: Nieto Castillo