Lunes 14 de agosto del 2017

SOCAVÓN: Por Ángel Pujalte Piñeiro

*Batea de babas

El tan cacareado peritaje de la falla que ocasionó el socavón del Paso Express es una batea de babas. Se reduce a informar lo obvio. Lo que desde el 14 de julio publiqué en esta Grilla en el Poder. Que el problema lo causó un hoyo en el tubo de la atarjea. Que con la mecánica de reloj de arena, fue vaciando el material de la terracería que debería sustentar a la carpeta de la carretera.

Lo del drenaje tapado llama la atención que de haber sido ese el problema no hubiera sido posible la salida de todos los metros cúbicos de terracería que faltaban en el cono en el que cayó y se tragó al coche y que se vio en los noticieros. Esa cantidad de material no hubiera podido salir por un tubo tapado. Me parece una forma muy burda e inmoral de diluir culpas.

No es posible esconder el lugar donde terminó esa cantidad de material ni el o los lugares por donde salió. Y saber esto es fundamental para determinar la mecánica de la falla y de esto no se ha dicho nada.

La única novedad la hace un video de noticiero del interior del tubo, que deja ver que esta todo podrido, atravesado por lo que parecen raíces y lleno de hoyos. Pero los políticos que ignoran la dimensión y gravedad del problema, quieren calmar el escándalo prometiendo soluciones de pánico. Los problemas no se resuelven con respuestas exageradas. “Se va a poner un tubote, grandototote”. Sino haciendo las cosas bien hechas y en lo último que piensan es en calcular lo que se va a hacer.

Lo visto deja ver que la falla principal es la calidad de la obra. Se deben pedir los números de toda la obra. Y no me refiero a una auditoría contable ni de la legalidad de la obra. Sino a una auditoria de la ingeniería del proyecto y de la construcción. Una que revise como se pensó y como se materializo cada elemento de la obra. Lo que implica recabar y revisar todas las memorias de cálculo y las firmas de los ingenieros que las elaboraron. Para comprobar el nivel de cada profesional y que todo esté diseñado de acuerdo a lo debido y después de lo cual, revisar que todo se materializo correctamente.

Y si resulta que nada se calculó o todo lo calculó el “popochas” al “chilimetro” y la constructora en vez de plegarse al proyecto todo lo hizo al “allí se va”. Pues entonces el socavón es el menor de los problemas. El riesgo mayor y lo primero que se debe revisar es el muro. Se deben revisar la cimentación y su capacidad para resistir el empuje lateral de la terracería seca y la forma en que evita que la terracería acumule agua. Porque si acumula agua nada va a detener su volteo y el mayor riesgo de esa obra es el volteo del muro sobre las viviendas y en los noticieros no se aprecian los filtros y drenes que debería haber.

Artículo en el que desde el del 14 de julio sin faramallas, publiqué el dictamen de lo obvio http://lagrillaenelpoder.com.mx/politica/el-socavon-fue-una-trampa-mortal-por-negligencia-y-deficiencias-tecnicas-que-se-deben-investigar.html

He estado ausente porque trabajo en la “Actualización de la Disección de la Ley de Obras Públicas y SRCLM, con alcance ampliado a los fines y medios normativos”. Un libro que analiza a una herramienta predilecta de corrupción, por su impunidad y la cuantía de los recursos que permite desviar. Por lo que he dejado pasar muchas cosas, pero esto no podía dejarlo ir.

https://angelpujaltepineiro.com/ , Autor de: La infracultura en la construcción, La anomia, Disección de la Ley de Obras Publicas y Servicios Relacionados con las Mismas, ¿A dónde Vamos, México? ¡Fe de Erratas del Desarrollo Nacional! y en proceso de publicación: Actualización de la Disección de la LOPySRM, El descalabro de la razón, La hermana perversa de la Ingeniería Civil y Recensión metafísica.

Más artículos

Golondrinas en el alambre
Un frente anti AMLO
El PT recibe dinero de China