Martes 26 de septiembre del 2017

GRILLA EN EL PODER: Por Miguel Anguiano

*Aflora el otro temblor, el político

*Se desgarran las vestiduras

*Repudio es su etiqueta

Con asombro, pero más con repudio, muchos mexicanos, principalmente quienes habitan en el sur del país, se enteraron de que los diputados federales trabajan alumbrándose con enorme candil que tiene un costo aproximado de 45 millones de pesos.

Los legisladores decidieron retirar el enorme candil del salón de sesiones, maniobra que le costará al pueblo otros 25 millones de pesos, para “trabajar” tranquilos, en el pronunciamiento de discursos demagógicos, sin el riesgo de que les caiga sobre sus “bondadosas” humanidades ese enorme lujo.

Se trata de una pieza de 20 toneladas compuesto por 490 prismas de acrílico y tuvo que contratarse a un equipo de expertos que garantiza que no sufra deterioro alguno.

Quién lo dijera, tuvo que ocurrir un terremoto que dejó muchos murtos, de todas las edades, para que la sociedad refrendara el repudio a sus políticos que gastan millonarias cantidades de dinero propiedad del pueblo para “trabajar” con seguridad y comodidad en busca del “progreso” nacional.

Y si esto se suma a todo lo que exhibió el pueblo, ese que si es pueblo y sale sin demagogia para ofrecer ayuda a sus hermanos, pues estamos obligados a seguir dando la razón a este pueblo mexicano que siempre está dispuesto a dar todo por sus hermanos de tierra y que hacen honor a esa gran tonada nacional que entre sus letras lleva el mensaje oculto que aflora en hechos.

Y si no, escuchemos esto: mexicanos al grito de ayuda, si algún político osare profanar tu bondad, piensa ¡oh patria querida! que el cielo un ciudadano en cada hijo te dio para auxiliar en todo y contra todo a quien nos necesita.

Terrible terremoto que arranca estas reflexiones y que se refrendan al escuchar los discursos que desde ayer, al reanudar sus “actividades”, los diputados y senadores subieron a tribuna para llenarse la boca de propuestas con las que aceptan sus culpas; de pronunciamientos con los que aparentan arrepentimientos; de resentimientos con los que enderezan acusaciones a diestra y siniestra; y hasta mentadas de madre entre ellos, sí, entre esos mismos políticos a quienes el pueblo corre a patadas cuando se aparecen en los lugares de las tragedias sociales, tratando de capitalizar el dolor humano para fines electorales.

Así es, esto es lo que dejó ver el terrible sacudimiento de la tierra, madre naturaleza que hace 32 años, en el mismo mes y día, 19 de septiembre, le mandó a este país el mensaje de que basta de corruptos en los tres niveles de gobierno; basta de padrotes de la política; y basta de sanguinarios delincuentes solapados por las instituciones de seguridad pública en todo México que están sacrificando a inocentes.

Así es, corruptos porque el temblor está exhibiendo la perversa complicidad de quienes en el gobierno de la Ciudad de México permiten la construcción de zonas habitaciones sin respetar la norma legal; padrotes de la política, porque con bombo y platillo anuncian que cederán parte del dinero electoral para los damnificados, cuando ese dinero pertenece al pueblo; sanguinarios delincuentes, porque todo el mundo, sí, en casi todos los países se sabe que México no puede con los narcotraficantes a quienes el ex presidente Felipe Calderón les declaró la guerra, y por el contrario, solo sirvió para convertir a esta nación en terrible panteón clandestino e históricas matanzas de familias enteras.

Y tan cínicos son, sí, los políticos, que todo lo que estoy escribiendo en esta columna se lo están diciendo ellos mismos, unos a otros, desde ayer lunes, ya sea en la tribuna legislativa o en declaraciones al canto en la Cámara de Diputados y Senado de la República.

Ejemplos de todo lo anterior hay muchos, pero solo mencionamos dos que afloraron a partir del temblor. La Cámara de Diputados informó que a fin de reanudar las sesiones ordinarias y garantizar la seguridad de todas las personas que ingresan al Salón de Plenos, se retiró el candil de esa área del Palacio Legislativo de San Lázaro.

La remoción de esta pieza permitirá que se alivie de un peso de 20 toneladas la estructura superior de dicho espacio, además de que garantiza la seguridad en caso de ocurrir otro sismo. El candil está compuesto por 490 prismas de acrílico y fue retirado por un equipo de expertos que garantizan que la pieza no sufra deterioro alguno.

Mientras tanto, en el Senado de la República salió el poblano Miguel Barbosa Huerta para decir: ¡¡¡“Que poca madre de cabrones”!!!... Este legislador ex perredista y ahora adorador de MoReNa, endureció el rostro y con esas palabras acusó a su ex correligionaria y ahora adoradora del PRI, Rosario Robles Berlanga, de estar utilizando los programas sociales, y ahora los de reconstrucción, para beneficio político-electoral del partido que la abrigó cuando se fue del PRD.

Ningún político se salva del sentir social, de ese pueblo solidario que repudia a priístas, panistas, perredistas, morenistas, ecologistas, petistas, movimiento ciudadano, encuentro social y hasta los que se dicen independientes. Un solo ejemplo, contundente también, fue la forma en que echaron al delegado de Xochimilco cuando se presentó a intentar involucrarse en el lugar de los trágicos hechos.

Es, pues, un mensaje de mexicanos que siempre están dispuestos al grito de ayuda y que así le está diciendo a la clase política que también puede ser echada del Congreso si no cambian de posiciones estériles… Están a tiempo… Migue522003@yahoo.com.mx grillaenelpoder@yahoo.com.mx

Más artículos

Golondrinas en el alambre
Un frente anti AMLO
El PT recibe dinero de China