Miércoles 30 de agosto del 2017

ACENTO: Salvador Flores Llamas

*Nicolás y Andrés son coyotes de la misma loma

Apenas su “dedo” ungió a Claudia Sheinbaum candidata de Morena a jefe de gobierno de la Ciudad de México, López Obrador se fue a Los Ángeles, California, a proponer a Trump acciones para defender a los migrantes y presentar su libro-programa, con que pretende gobernar México a partir de 2018.

Una vez más se comprobó que a Andrés Manuel no se le da la democracia, aunque se diga demócrata, como Nicolás Maduro, el peor dictador que ha hundido a Venezuela en la miseria, sin medicinas, que ataca a los opositores y en las últimas semanas suma 113 víctimas.

Andrés plantea en su libro que con sólo llegar al poder remediará los problemas de México, miseria, corrupción, inseguridad, criminalidad, impunidad, y todos de los que acusamos a Peña Nieto, quien ya empezó a capitalizar la publicidad previa a su V informe para darse baños de pureza, con mentiras.

Como los que se da el Peje, que destapó a la Sheinbaum mediante una encuesta que nadie conoció, pero sus incondicionales le reconocieron; no así Ricardo Monreal, que era el favorito de todos los sondeos, pero lo derrotó el “dedazo” de Amlo.

¿Qué pasará si este abuso del “dedazo” descarta a los empresarios y políticos que lo siguen por interés en los puestos que les ha prometido?

No será por su bonita cara que lo siguen el suegro de Azcárraga Jean, Marcos Falsticht; el consuegro de Slim, Miguel Torruco; Esteban Moctezuma, alfil del magnate Salinas Pliego, que lo ubicó allí en espera de favores, como coló a su hija Ninfa Salinas Sada, de senadora del Partido Verde; o el empresario regiomontano venido a menos, Alfonso Romo.

El Peje los ha juntado con políticos impresentables, como Leonel Godoy, que dejó un desfalco de 36 mil millones en Michoacán, y Rigoberto Salgado Vázquez, delegado en Tláhuac, DF, cómplice del capo “El Ojos”, abatido por la Marina, y a quien Amlo ordenó proteger en la Asamblea Legislativa, que ya inició proceso para deponerlo y denunciarlo ante la PGR.

Y qué decir de Manuel Bartlett, quien confiesa cínicamente que se le “calló el sistema” en 1988 e impuso de presidente a Salinas de Gortari, quien lo premió con la gubernatura de Puebla, donde nació por emergencia, mas nunca había vivido.

¿Cómo puede creérsele a López que combatirá la corrupción, si él admite consigo a una caterva de corruptos cínicos, a quienes absuelve de todo si lo apoyan, y si él mismo saca tajadas al gobierno y a gobernadores a cambio de respaldar a sus candidatos, como en Veracruz, donde recibió entregas mensuales de 2.5 millones por lanzar a Cuitláhuac García de candidato de Morena, para restarle votos al PAN, y ni así ganó el PRI?

Se lance o no Ricardo Monreal para jefe de gobierno de la CDMX, apoyado por otros partidos y descartado por el “dedazo” del Peje; éste cada día se parece más a su cuate Maduro, a quien no es casual defienda Morena, pues Nicolás y Andrés son coyotes de la misma loma.

Al inicio del artículo se dice que López pretende gobernar a México a partir de 2018 y no se indica hasta cuando, porque, una vez montado en Los Pinos, no habrá poder humano que lo quite, por su consabido gen antidemocrático.

El mexicano que desee que México caiga en la miseria y la dictadura como Venezuela, que vote por López Obrador.

llamascallao@hotmail.com @chavafloresll

Más artículos

Golondrinas en el alambre
Un frente anti AMLO
El PT recibe dinero de China