Sábado 26 de agosto del 2017

GRILLA EN EL PODER: Miguel Anguiano

*AMLO frena soberbias en su partido político

*Monreal lo acusa de encabezar la nomenclatura

El insaciable zacatecano que gobierna la delegación Cuauhtémoc en la Ciudad de México, Ricardo Monreal Ávila, se negó a escuchar que no entra en los planes de Andrés Manuel López, propietario del partido MoReNa.

Desde hace meses lo hemos documentado en su gustada sección de Grageas Digeridas, donde nuestros sabuesos informativos reseñaron señales confirmadas de que el tabasqueño ya veía como un peligro al zacatecano, a partir de los desplantes que tenía para con sus hijos, (los de López).

Paso a paso venimos difundiendo la forma en que el dueño de MoReNa se sacudiría a Monreal y todo parece indicar que ya llegó el momento, a menos de que en los próximos días le arrebaten a Claudia Sheinbaum el derecho de ser candidata de este partido al gobierno de la Ciudad de México.

La cosa se torna difícil para el zacatecano, sobre todo porque nuestros inquietos sabuesos aseguran haber escuchado que López Obrador se enojó notoriamente cuando se enteró del mensaje que le envió Monreal al salir del hotel donde se dieron a conocer los resultados de la encuesta que lo mandó hasta un vergonzoso tercer lugar, debajo de Claudia y Martí Batres Guadarrama.

''Luchar contra la nomenclatura no es fácil, pero yo lo respeto", dijo textualmente el zacatecano, notoriamente molesto y sin ánimo de seguir hablando con los reporteros que, vale decirlo de paso, ya lo tienen como un político de contrastes y acostumbrado a utilizar malévolamente a los medios de difusión.

La lógica más elemental que resulta del análisis del contexto etimológico de la palabra nomenclatura, permite establecer lo que realmente quiso decir Ricardo con esas palabras.

El diccionario dice que nomenclatura, entre otras cosas, es una lista de personas para determinado fin. Bueno, pues Monreal, con esa expresión de que no es fácil luchar contra la nomenclatura, está queriendo decir que es muy difícil luchar contra López Obrador y todo el séquito que obedece sus órdenes políticas y económicas sin chistar.

Naturalmente que esto le llegó a Andrés Manuel, quien reaccionó con su natural estilo retador: “Déjenlo, si no le gusta el resultado de la encuesta, solito elegirá su camino”, habría comentado el zacatecano, aunque hay otra versión que captaron de último momento nuestros sabuesos, en el sentido de que el zacatecano esperará un tiempo para decidir si acata las órdenes del dueño de MoReNa o construye su candidatura independiente al gobierno de la Ciudad de México en el 2018.

Y conociendo el pasado y presente del zacatecano, podemos vislumbrar, desde este modesto espacio, que su futuro político está a la deriva, porque difícilmente podrá ser aceptado en otro partido, pues todos sabemos que cuando se fue del PRI, lo hizo porque el entonces Presidente de la República, Ernesto Zedillo Ponce de León, le negó la candidatura del tricolor al gobierno der Zacatecas.

Y cuando ganó esa posición, con apoyo del PRD, sin estar afiliado, paulatinamente se apoderó de ese partido en aquel estado, pero pronto se ganó el repudio de propios y extraños por su forma de utilizar políticamente a las bases y a los medios de difusión.

Y cuando regresó a México, pronto el PRD lo acorraló hasta obligarlo a salir del partido por sus ambiciones sin límite y corrió a pedir el ingreso al Partido del Trabajo, donde fue aceptado, pero también fue echado, aunque en la práctica política se disfrazó de estrategia para fortalecer a la izquierda.

Muchos problemas y enfrentamientos ocasionó Monreal durante su paso por los partidos, pero aun así fue aceptado posteriormente en el partido Movimiento Ciudadano, quien lo hizo diputado federal, posición que utilizó para servir incondicionalmente a Andrés Manuel López Obrador que ya estaba en conflicto con el PRD.

Y una vez que se consolida el mecanismo que construyó el llamado “peje” para destruir al PRD y conformar MoReNa, Ricardo se coló a los puestos de estrategia operativa y paulatinamente fue filtrando la idea de que López Obrador ya lo tenía contemplado para la potencial competencia electoral que se avecinaba desde que logró el registro de partido político.

Fue así como Monreal se fue bañando de soberbia y hasta a los hijos de López Obrador intentó controlar con una supuesta posición de segundo de abordo en toda la estructura de MoReNa. Esto, naturalmente que no le gustó nadita al dueño de ese partido, quien esperó paciente y con su acostumbrada táctica está acorralando al insaciable zacatecano.

El primer zarpazo significativo está dado y ahora téngase por seguro que Monreal está bañado de vergüenza con esa posición de tercer lugar en la supuesta encuesta interna por la candidatura al gobierno de la CDMX y no le queda de otra: o se ajusta a los designios de Andrés Manuel López o se va por la libre, pero solo, porque ya no tiene cabida en ningún partido político… ¿O algún independiente lo aceptará?... Resulta difícil, porque además el zacatecano arrastra un negro pasado de actividades que poco se han difundido… De esto hay mucho que contar. Migue522003@yahoo.com.mx grillaenelpoder@yahoo.com.mx

Más artículos

Golondrinas en el alambre
Un frente anti AMLO
El PT recibe dinero de China