Jueves 08 de marzo del 2018

PRESAGIO: Por Octavio Aristeo López

*El PRI perderá la elección presidencial de 2018

Sin duda, el PRI es una organización fuerte con una estructura sólida; en donde diferentes grupos políticos comparten un espacio reducido y algunos son excluidos; si existe algo de calor en su interior el frio está afuera.

Observo un PRI con un decálogo de problemas complicados, por lo que perderá la elección presidencial el 1 de julio de 2018:

1.- Algunos dirigentes políticos priistas demuestran que están en discordia con el precandidato presidencial del PRI, candidato de la coalición, José Antonio Meade Kuribreña sus rencillas, sus amores, sus odios, rencores, venganzas y querellas salen a flote.

2.- Los titulares de las instituciones están utilizando la estructura y presupuesto público, con que cuenta cada institución, como propaganda política para intervenir y apoyar al precandidato del PRI.

3.- El INE, es parte del simulacro electoral “deja hacer y deja pasar”, no importa que sean doctores en derecho constitucional los consejeros electorales ponen sus conocimientos al servicio del crimen organizado, son parte de la delincuencia electoral, esto ocasionará consecuencias jurídicas postelectorales.

4.- La gestión gubernamental de Enrique Peña Nieto es rechazada y recibirá el voto de castigo, no se olvida Odebrecht, la desaparición de estudiantes de Ayotzinapa, exgobernadores corruptos de Chihuahua, Veracruz, Quintana Roo, ya que la impunidad de la actual clase gobernante es de interés público y mediático.

5.- Existe descontento en la lista de candidatos a diputados y senadores, por lo que, existen deserciones de priistas a nivel nacional. Durante la celebración del 89 aniversario del PRI fue un evento deslucido, gris y desolado.

6.- El presidente del CEN del PRI, es malquerido, como partido en el Gobierno, ya que la energía que recorre las estructuras priistas necesita de mayor libertad de movimiento.

7.- El precandidato presidencial del PRI es parte del grupo político que gobierna desde hace 18 años, por lo que es parte del problema de la situación económica de pobreza de millones de familias mexicanas, violencia e inseguridad en la sociedad, corrupción e impunidad de la clase gobernante que pertenece, esto puede provocar un mayor descenso, más si decide iniciar un rompimiento con Enrique Peña Nieto para que sus propuestas sean creíbles y llenas de contenido.

8.- En el equipo de campaña del precandidato del PRI, estas en conflicto, todos se sienten generales, caudillos que intentan estar por encima de las instituciones democráticas y afectan la democracia electoral.

9.- El uso de las instituciones públicas como PGR, SEDESOL, SEDATO, SEGOB, SRE, entre otros, en estos momentos a favor del precandidato del PRI daña la imagen y el proceso de negociación con los diferentes actores políticos.

10.- Son tiempos difíciles para el PRI porque la sociedad mexicana está muy lastimada y enojada, son los costos de los errores y decisiones equivocadas, tropiezos que el precandidato del PRI cometió durante 18 años de gobierno; además, esta realizando su campaña como si México fuera el Estado de México, ahora ya no funciona.

Los dirigentes del PRI no se están adecuando a las circunstancias, ya que la democracia es dinámica y siempre está en movimiento; un discurso estático no es útil, los discursos del pasado no mueven, no ayudan; existe otra generación que ya no escucha los discursos viejos, de antaño.

La pobreza moral es la educación política de los políticos posmodernos priistas, degradan al ser humano, el poder político y el dinero es su máxima ilusión, por ello son pragmáticos; el sistema político sigue funcionando con pobres políticos en lo moral, corruptos, asesinos, sin códigos de ética solo son maleantes, con un código de conducta que dominan el sistema político con personajes que saben manejar estas cosas a su modo y no permiten cambios moralizantes.

Por ello, todo indica que el PRI perderá la elección presidencial en 2018, a pesar de tener una estructura electoral a nivel nacional, que perdió presencia en 2016 cuando perdió 7 de las 12 gubernaturas; existen cálculos que el 1 de julio perderá las 9 gubernaturas: Chiapas, Guanajuato, Jalisco, Morelos, Puebla, Tabasco, Veracruz, Yucatán y la Ciudad de México.

Por lo que, su jugada inmediata es posesionarse en la Cámara de Senadores y Cámara de Diputados, principalmente en los cargos plurinominales, porque tendrá muy baja votación; algunas encuestas electorales señalan que estará en Tercer Lugar de la votación general.

Así, no ganara la elección presidencial, a pesar del masivo compra de votos, no les alcanzara el dinero que viene del presupuesto público y del crimen organizado; por ello, el PRI perderá la elección presidencial de 2018.

*Profesor de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales, Universidad Nacional Autónoma de México.

oaristeolopez@gmail.com