Miércoles 25 de abril del 2018

ACENTO: Salvador Flores Llamas

*Ganó Anaya

A fuer de ser sinceros, el primer debate lo ganó Anaya.

Pero, al juzgar el resultado la pasión obnubiló a los otros candidatos y a sus partidarios y se dijeron vencedores.

Vamos, hasta el Peje, que se dedicó a eludir las respuestas, a nadar de muertito y acusar a sus oponentes de “me echaron montón”. ¿Quería que lo trataran como a una niña?

Con decir que, al señalarle que Amlo no respondió 39 preguntas de 50 que le hicieron, su vocera Tatiana Clouthier salió con que las respondería su equipo a partir de ayer lunes.

Mas Andrés debió contestarlas en el debate, y no su gente en un posdebate a conveniencia.

A eso se llama faltar al respecto a los electores, porque el equipo pejista quiere ¡echarles montón!, pero a ver quién lo aguanta.

En los diarios de ayer lunes se vio cómo surten efecto los convenios de “publicidad” que tienen con ellos y los encuestadores el PRI y el Peje, que no se miden en soltar el dinero público en tales menesteres.

Eso abrirá más los ojos a los ciudadanos sobre si merecen credibilidad; mas, por desgracia, desprestigia nuestra democracia. Equivale a comprar votos y cometer fraude.

En lo que en ambos lados son expertos.

Andrés no halló cómo explicar lo de la amnistía que prometió al crimen organizado.

No revelará las tajadas que recibe de las mafias y menos que las tiene al acecho para lanzarlas como el tigre que les mencionó a los banqueros, si no se le regala la Presidencia.

A partir de este primer debate irá viendo que se reducen sus esperanzas, así redoble pagos a medios y a encuestas, pues cada día más gente se convence de que pretende engañarla.

Porque a cada público le dice lo que sabe que quiere oir, según le reprochó Anaya; pero sus mentiras se desgastan.

Meade hizo buen debate con propuestas, dardos a Anaya y Amlo.

A Margarita y el Bronco ni los tomó en cuenta, pues nada tienen que hacer como candidatos, por más rounds de sombra que hagan.

Con eliminarlos en los dos debates que vienen ganaría el auditorio, pues se enfrentarían sólo quienes aún pueden ganar.

Mas, la verdad, quien se perfiló con fuerza el domingo fue Anaya.

Quizá el Jaguar, Aureoles Cornejo, Gil Zuarth, los trásfugas que acaban de unirse a Meade, ya estén arrepentidos, junto con el tránsfuga mayor, el vocero Javier Lozano Alarcón.

Pues ya empezaron a caer en cuenta que con J. Antonio no van a agarrar hueso, pues ya lo quisiera para él.

Amlo, que sólo responder con “clichés”, frases manidas y zacatonas huidas, irá viendo cómo lo abandonan partidarios que ya no le ven futuro, decepcionados porque su estrella va en declive.

La gente va entendiendo que el Peje la engaña con que acabará con la corrupción sólo con su ejemplo, pues él es el primer corrupto: recibe moches de a quienes acepta en su mafia y dice otorgarles perdón, cual si fuera sacerdote.

Además, lleva una ristra de corruptos; baste señalar a Ebrard, el del saqueo mayor al gobierno de la Capital.

Le siguen Napito Gómez Urrutia, que robó a los mineros 50 millones de dólares, y la CNTE, a cuyos líderes prometió dejarlos seguir vendiendo las plazas de maestros, a costa de que dejen a miles de niños sin escuela.

Total, la campaña electoral se recompone y se avizoran positivos aires de renovación para México.

llamascallao@hotmail.com

@chavafloresll