Martes 24 de abril del 2018

HISTORIAS: Héctor Tenorio

*Cuando despertó el Internet aún estaba ahí

El próximo 3 de mayo, Internet Junkie finalmente llega a México después de haber pasado por festivales y estrenos comerciales en Alemania, Israel, España, Argentina, República Dominicana, Estados Unidos, Ecuador y Colombia. La cita será en el cine Tonalá a las 21 horas con la presencia del director del film Alexander Katzowicz.

Son cinco historias que suceden en forma simultánea. Hablada al español el 90 por ciento, revela la existencia moderna que es dependiente de la virtualidad, donde el amor existe en forma de fantasía, chocando con una realidad colapsada de soledad y hambrienta de cariño.

Cabe recordar que en octubre del 2015 Katzowicz declaró a éste columnista que la adicción al mundo virtual se había acelerado. Cuestionó que en los lugares públicos las personas estuvieran totalmente pendientes de sus redes sociales y quienes no imitaran este proceder quedaban aislados.

“La línea entre lo virtual y lo real se vuelve más delgada”. Planteó una dolorosa verdad “la generación que nació con la tecnología en los brazos está derrotada de antemano ya que la dictadura de la modernidad se instaló con un tufo de timo, les hicieron creer que la civilización viene a uno”.

Advirtió que nos dirigimos a un retroceso donde la cultura del libro impreso dejará su lugar a lo digital. “El hombre perderá la capacidad de expresión, como ya está sucediendo”. Lo dicho por él no ha perdido vigencia.

En este sentido el doctor en psiquiatría Juan Ramón De La Fuente consideró que la sociedad cada vez está más globalizada, pero es mucho menos solidaria. Afirmó que no se ha medido el alcance de un mundo interconectado, “donde hay más desconexión interpersonal que nunca”.

En contraste, los defensores de las redes sociales aseguran que estas han sido parte de los cambios políticos, como en el caso del movimiento YoSoy132 que protagonizaron los estudiantes de la Universidad Iberoamericana (Ibero), que abuchearon al entonces candidato presidencial Enrique Peña Nieto.

Las protestas se prologaron por varias semanas y estuvieron coordinadas desde el mundo virtual y fueron acompañadas por grandes marchas. El político Salvador Martínez Della Rocca llegó a comparar la revuelta juvenil con lo sucedido en 1968 que fue un parteaguas en la historia nacional. El problema de las protestas de hace seis años es que duraron un tiempo muy breve.

Guillermo Tenorio Herrera maestro emérito de la facultad de Ciencia Política y Sociales de la UNAM, es menos optimista, piensa que las redes sociales no son vinculantes con la realidad. Sostiene que cuando más participación hubo en las redes por los 43 desaparecidos de Ayotzinapa se registró menos presencia de manifestantes en las calles.

Siguiendo este hilo conductor vale la pena leer el libro, “Réquiem por el sueño americano” de Noam Chomsky, donde puntualiza que durante la Primavera Árabe gran parte de la organización se llevaba a cabo a través de las redes sociales y el presidente Mubarak tomó la decisión de cerrar el internet para bloquear el activismo. No obstante, este aumentó porque la gente volvió a tener un contacto personal.

(Aquí es necesario añadir el hecho de que los agentes de la CIA organizaron a los inconformes. Fue el primer derrocamiento de un gobierno donde se utilizó este tipo de estrategia). El filósofo reconoció que las redes sociales son útiles, “pero no es lo mismo que debatir directamente con otras personas. Somos seres humanos, no robots, y eso es algo que no debemos olvidar”.

En este contexto, es lógico que las relaciones sociales se estén erosionando, por lo que Internet Junkie contribuye al intercambio de ideas donde la última palabra ni se ha dicho, ni se ha escrito.