Jueves 19 de abril del 2018

ACENTO: Salvador Flores Llamas

*Candidatos, hablen con la verdad

Unos buenos asesores, aconsejarían a Meade no predicar en el desierto, a Andrés prometer sólo lo que pueda cumplir, a Margarita transparentar el financiamiento de su campaña y al Bronco no culpar a éste del cochupo con las firmas, pues los electores merecen les hablen con la verdad y sin la demagogia usual de los políticos.

Pero sobre todo deben hablar con la verdad, quizá no tanta como J. Antonio dijo a Amlo que lo va a “chingar todos los días hasta ganar la elección”, después que la CNTE, --aliada del Peje-- le reventó un mitin en Puerto Escondido, Oaxaca.

¿Lo diría en serio, o fue una puntada desesperada?

José Antonio se cansa de retar al Peje a debatir y a Anaya a presentar su declaración 7 de 7, para aclarar el lavado de dinero, la cantaleta con que sus estrategas lo atosigan, pese a que quedó claro que fue un montaje oficial y le hizo lo que el aire a Juárez.

¿Por qué mejor el candidato del PRI no lanza propuestas positivas para el pueblo, que atraigan su interés y atención, a ver si se sacude la enorme carga del desprestigiado de Peña Nieto (que ya debería ir pensando dónde refugiarse cuando deje el poder), quien quite y logre levantar su alicaída campaña.

Peña es muestra clara de que no tuvo comunicación social. David López se concretó a aparecer tras él en sus discursos, y Eduardo Sánchez presenta a los miembros del gabinete cuando el Jefe les ordena hablar a los medios y quiere parecer experto en las diversas materias que ellos manejan. Eso no es comunicar, ni aquí ni en China.

(Por cierto, Peña no se mide: esas apariciones de miembros de gabinete son mera propaganda de lo que hace el gobierno, en plena campaña electoral, prohibida por la ley).

Pero sin siquiera el esbozo de cierta estrategia, que ayude al Preciso a comunicarse mejor con los mexicanos, y no hundirlo en el descrédito y rechazo que no había sufrido ningún mandatario.

Que es todo un arte, producto del estudio, disciplina y experiencia, ni dudarlo. Salinas de Gortari fue exitoso autocomunicador y, pese a sus crasos errores, tiene gran vigencia política, se sacudió, en gran parte, el repudio popular con que salió de Los Pinos y acrecentó su sucesor.

Amlo gusta prometer a cada auditorio lo que cree desea oírle para ganar votos, sin importar sean ideas descabelladas y perjudiquen a México, como frenar el aeropuerto internacional y la reforma energética, suprimir el IVA, no aumentar impuestos, dar dádivas de dinero a diestra y siniestra, suprimir el Estado Mayor Presidencial, fusionar al Ejército y la Marina y vender el avión presidencial.

Se vuela la barda con que extirpará la corrupción con su puro ejemplo, cuando está rodeado por grandes corruptos (Ebrard, Monreal, Bartlett, por ejemplo) y él mismo ha mostrado uñas largas, como cuando mandaba a Bejarano y Carlos Imaz (esposo de Claudia Sheinbaum) a cobrarle el diezmo a Carlos Ahumada por los contratos de obras que le daba como jefe de gobierno del DF.

Bejarano lo dijo muy claro, cuando un video lo agarró con las manos en la masa: Andrés sabe esto muy bien.

¿Cómo financiará Margarita su campaña, si devuelve al INE el dinero que le otorga, pues nadie cree que cubrirá sus gastos con colectas entre sus simpatizantes?

Por eso se ha filtrado que le ayuda el empresario Alberto Bailleres, dueño de negocios de minas, seguros, el Palacio de Hierro, ganaderías de toros de lidia y del ITAM, cuna de la actual tecnocracia oficial, encabezada por Videgaray y Meade.

Tras la polémica que desató el regalo de la candidatura del TRIFE, el Bronco debería moderarse y concretar a cumplir el cometido que le señaló su patrocinador Peña Nieto: restarle adeptos al Peje y abrirle camino a Meade, aunque quizá ya sea tarde para esto último.

Nomás falta que Peña también ordene le regalen la candidatura a Ríos Piter, para que enfrente a Anaya en los debates, a ayudar a Meade; aún es tiempo para que suba al cuadrilátero el domingo 22 en la primera confrontación.

Se espera que sus propuestas sean más populistas que las de López, tengan alguna eficacia y le hagan cosquillas en serio, por el bien de México; si no, mejor que se vaya a su casa, pues los neoleoneses ya no lo quieren de gobernador.

No olvidar que Andrés tiene el gen dictatorial, por eso Vladimir Putin lo apoya y Maduro lo financia, a costa de la miseria de los venezolanos. Así y todo le enoja que digan que es un peligro para México.

Más que pleitos y propuestas de bisutería, México exige que detallen cómo y con qué cumplirlas, para dejar atrás nuestras grandes lacras: corrupción, impunidad, inseguridad pública, pobreza y desfachatez de ocultarlas con programas y demagogia, que sólo las agrandan

Si no, que Dios nos encuentre confesados.

llamascallao@hotmail.com

@chavafloresll