Martes 21 de noviembre del 2017

GRILLA EN EL PODER: Por Miguel Anguiano

*Perverso juego de las encuestas electorales

*Escenarios irreversibles y catastróficos

Ante la insistencia de Andrés Manuel López, popietario de MoReNa, que presume que puntea en las encuestas para candidato presidencial, comienzan a salir voces convincentes de que esto es inexacto, porque hay unas (las no ”cuchareadas”, como dice él) donde va en segundo y tercer sitio.

Estas voces fundamentan sus dudas con el análisis de los sondeos de quienes apoyan y difunden los dichos del llamado “peje”, y surge la pregunta en el sentido de que si tales encuestas abarcan sólo a la Ciudad de México, o en todo el país.

Y la respuesta estaría si se reflexiona que ni el PRD, ni MoReNa cuentan con el capital electoral que permita apoyar la seguridad con que el señor López se dice que lleva la delantera y que será muy difícil que lo alcance alguno de los candidatos que postulará el resto de los partidos políticos.

Si bien el llamado “peje” obtuvo un promedio de 10 millones de votos en las recientes pasadas elecciones presidenciales, contienda política se enfrenta con escenarios diferentes que marcan tendencias y resultados impredecibles.

Por ello insistimos que es necesario reflexionar que México está en otro escenario muy distinto al del año 2000 y 2006.

Esto se debe analizar con la profundiad debida si se quiere valorar en su auténtica dimensión lo que representan las reformas educativa, energética, laboral y de justica que entraron en vigor durente este sexenio.

Además, se tiene que dimensionar también en su justa imensión lo que significan las inversiones que se combinaron para hacer realidad obras del tamaño del nuevo aeropuerto internacional y agunas carreteras federales en sectores estratégicos para el desarrollo integral del país, obras que constantemente ha amenazado el señor López con cancelar y hacer cambios imposibles de cumplir por las complicaciones le acarrearía a la economía nacional.

Todo eso está tan adelantado, que es simple y llanamente irreversible el escenario, por más demagogia que se le quiera inyectar solo para ganar votos.

Y si por azares del destino Andrés Manuel López logra ganar la presidencia de la República en el 2018 e intenta revertir la reforma educativa devolviéndo todo el poder que tenía la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación, CNTE.

Si expropia nuevamente la industria petrolera decretando la anulación de incipiente reforma energética.

Si ordena suspender la construcción del nuevo aeropuerto internacional de a Ciudad de México con el consecuente ejército de desempleados que produciría.

Y si arrebata las concesiones de carreteras de cuota que el actual presidente Enrique Peña Nieto otorgó a empresas extranjeras como la española OHL, Obrascón Huarte Lain S. A de C. V., que tiene comprmisos legales hasta por 35 años de administración, pues ténagase por seguro que México enfrentría cosas peores de lo que ocurre en Venezuela.

Las cosas, pues, no están como para llevar a México a esos escenarios de desestabilidad política y económica y por ello las encuestas sobre el panorama del proceso electoral es solo un juego de medios de difusión en busca de posicionar su negocio al mejor postor… Que quede para la reflexión…