Sábado 30 de diciembre del 2017

CHISPAS De Adonay Somoza H.

*Preparemos el advenimiento de los reyes magos

Los Reyes Magos de Oriente (o simplemente Reyes Magos) es el nombre por el que la tradición cristiana denomina a los “magos” denominación que recibían los sacerdotes eruditos en el Antiguo Oriente que, tras el nacimiento de Jesús de Nazaret, acudieron desde Oriente para rendirle homenaje y entregarle regalos de gran riqueza simbólica: oro, incienso y mirra.

Añorando mis días de niños (Bastantes años atrás), mis padres preparaban el arribo de los Reyes Magos al hogar, quienes nos ilustraban, de acuerdo a sus suposiciones, que Gaspar, Melchor y Baltazar, nos visitarían colocando en nuestros zapatitos infinidad de regalos, por supuesto que las solicitudes distaban mucho de colmar nuestros deseos, pero al poco tiempo nos acostumbrábamos a los modestos juguetes que los Santos Reyes nos obsequiaban.

Según mi abuelo paterno, de origen hispano (La Coruña, Galicia), en España a partir del siglo XIX se inició la tradición de convertir la noche de Reyes (noche anterior a la Epifanía) en una fiesta infantil con regalos para los niños, a imitación de lo que se hacía en otros países el día de Navidad, en homenaje al santo oriental San Nicolás. Fue en 1866 cuando se celebró la primera cabalgata de Reyes Magos en Alcoy, tradición que se extendió al resto del país y posteriormente a otros países, especialmente a países de cultura hispana. ​

¿Qué sabemos de esta historia? En los evangelios canónicos solo el Evangelio de Mateo habla de estos "magos", sin precisar sus nombres, ni que fuesen reyes, ni que fueran tres; fue en el siglo III cuando se estableció que pudieran ser reyes, ya que hasta entonces, por sus regalos y las iconografías que los representaban, tan solo se consideraba que eran personas acaudaladas.

Fue también en ese siglo cuando se estableció su número en tres, uno por regalo, ya que hasta entonces había dibujos con dos, tres o cuatro magos, e incluso la Iglesia ortodoxa siria y la Iglesia apostólica armenia aseguraban que eran doce, como los apóstoles y las doce tribus de Israel.

Significado de la palabra Mago. La palabra «mago», proviene del idioma persa ma-mi-ju-u-sha, que significa sacerdote. Llegó al griego como μαγός (magos, plural: μαγοι, mago), refiriéndose a una casta de sacerdotes persas o babilonios, que estudiaban las estrellas en su deseo de buscar a Dios.4​ Del griego pasó al latín como magos, plural magia, /magua/ (cf. magister, /magíster/) de donde llegó al español.

La figura católica de los Reyes Magos tiene su origen en los relatos del nacimiento de Jesús, algunos, fueron integrados de los evangelios canónicos que hoy conforman el Nuevo Testamento de la Biblia. Concretamente el Evangelio de Mateo es la única fuente bíblica que menciona a unos magos (aunque no especifica los nombres, el número ni el título de reyes) quienes, tras seguir una estrella, buscan al «rey de los judíos que ha nacido» en Jerusalén, guiándoles dicha estrella hasta Jesús nacido en Belén, y a quien presentan ofrendas de oro, incienso y mirra.

Nacido, pues, Jesús en Belén de Judá en los días del rey Herodes, llegaron del Oriente a Jerusalén unos magos expresando: ¿Dónde está el rey de los judíos que acaba de nacer? Evangelio de Mateo (2, 1-2), versión Reina-Valera, 1960. Y al ingresar en la casa, vieron al niño con su madre María, y postrándose, lo adoraron; siendo entonces cuando ofrecieron sus tesoros, sobresaliendo distintos regalos como: oro, incienso y mirra.

Evangelio de Mateo (2, 11), versión Reina-Valera, 1960. Si bien parece contradictorio que practicantes de la magia (severamente amonestada tanto en el Antiguo como en el Nuevo Testamento), sean admitidos como adoradores de Jesús; hay que tener en cuenta que el término griego magos no era utilizado únicamente para referirse a los hechiceros.

Se utiliza, en este caso, para referirse a “hombres sabios” (así se los llama en diversas versiones de la Biblia en idioma inglés), o más específicamente, hombres de ciencia. De hecho, también poseían conocimiento de las Escrituras (Mateo 2:5-6) y, desde antiguo se ha sostenido que pertenecían al mazdeísmo. Arraigamientos o Tradiciones. Rosca de reyes (México).

En México, el día 5 de enero por la noche se secciona una Rosca de reyes quees degustada con chocolate, café o atole. Se considera como el segundo santuario más importante del mundo con respecto a los Tres Santos Reyes, la ciudad de Tizimín, Yucatán; siendo visitado por millares de personas durante las fiestas religiosas en su honor, celebradas a finales de diciembre y principios de enero.

Asimismo, clasificada como la feria religiosa más antigua del sureste mexicano. Deseamos que este 6 de enero haya degustado el tradicional chocolate con su respectiva rebanada de Rosca; ruegue a todos los santos que no aparezca el “muñeco”, en caso positivo prepárese para contribuir con 100 tamales, 50 como mínimo.

Y no omita entere los buenos propósitos, referentes al comercializado Día de Reyes, al corresponderle el nada codiciado “muñequito”, correr jubiloso hasta la familia triunfadora la tamaliza y el atole correspondiente, opcionalmente contemple un par de botellas con tequila o el ron de su agrado. Fuente: en Wiki data...

HISTORIA DEL CHOCOLATE (FINAL)

¡En caso de ser consumido puro (o bastante puro), los beneficios del chocolate negro son muchos! Aquí compartimos: 5 beneficios del chocolate (negro).

1. Es una fuente rica de antioxidantes: como nos indican, el chocolate está lleno de componentes naturales llamados antioxidantes, los cuales se ha demostrado que protegen al cuerpo y promueven una buena salud. Los antioxidantes son conocidos por reducir el riesgo de contraer una gran serie de enfermedades, desde enfermedades del corazón hasta cáncer. Ayudan también a mejorar el flujo sanguíneo, un buen control de los niveles de colesterol sano y hasta reducir el nivel de presión sanguínea.

2. Beneficia el corazón: Tener un corazón sano implica tener una buena circulación de la sangre, es decir, tener arterias bien abiertas que eviten el bloqueo de la circulación sanguínea, y es aquí donde el chocolate hace una buena labor. Los componentes naturales del chocolate ayudan a relajar y abrir las arterias, bajando la presión sanguínea y liberando de presión al corazón; todo esto gracias a los buenos amigos los antioxidantes.

3. Ayuda a controlar el azúcar en la sangre: El chocolate tiene fama de ser dulce, pero el chocolate negro, tiene un índice glicémico tan bajo que no afecta el nivel de azúcar en la sangre. Y no solo eso, el chocolate negro y el cacao poseen un tipo de antioxidante llamado flavonol, el cual ayuda a mantener un buen funcionamiento en las células para controlar el nivel de azúcar en la sangre.

4. Posee minerales vitales. El chocolate y el cacao son alimentos hechos a base de plantas y esto les provee de forma natural minerales que son importantes para tu salud. Una barra de chocolate negro te provee cantidades altas (pero saludables) de cobre, magnesio, calcio, hierro y potasio. Todos minerales vitales para mantener un buen estado de salud.

5. Ayuda al cerebro: El chocolate nos hace sentir bien, pero no sabemos por qué exactamente; de lo que estamos es que contiene una serie de componentes que tienen cierto efecto en nuestro cerebro, como son la teobromina, cafeína y feniletilamina. La teobromina es un estimulante natural pero no tan fuerte como la cafeína, pero se ha demostrado que sirve para aliviar la tos, por ejemplo.

No hay mucho que decir de los efectos de la cafeína en nuestro sistema nervioso (de esa situación la mayoría de la población está enterada), pero me atrevo aseverar que una barra de 50g de chocolate negro posee 27mg de cafeína. Por último, la feniletilamina, la cual puede ser la causante de ese sentimiento placentero al comer chocolate, la feniletilamina libera endorfinas en el cerebro; esos químicos que te hacen sentir super bien.

¿Se dice que cuando uno está enamorado el cerebro libera feniletilamina… ¿Será esa la relación que hay y por qué motivo a las mujeres les gusta tanto el chocolate? Pero como cualquier alimento, debe ser consumido con moderación; el chocolate negro puede ser bueno, pero también posee ciertas cantidades de calorías que no deben ser consumidas en exceso.

Y como en todo, el consumo de calorías que ingerimos debe ser balanceado con la cantidad de calorías que quemamos. Por eso es que el tener una buena alimentación y una actividad física más alta de lo normal, te permite disfrutar de este tipo de placeres más frecuentemente a como si solo te mueves de tu casa a la oficina, al supermercado o al centro comercial. Si somos adictos al chocolate negro, no vacilemos en adquirir unas cuantas barras de esta sabrosa delicia, pero, ojo, mucho ojo: todo con medida. Fuente: Historia del Chocolate.

managua601@yahoo.com.mx