Martes 12 de diciembre del 2017

ACENTO: Salvador Flores llamas

*Aguiar Retes, nuevo arzobispo primado

Carlos Augiar Retes, nuevo arzobispo primado de México, viene a ser el sucesor 36 de Fray Juan de Zumárraga, el V con el título de primado y IV con capelo cardenalicio. Nació en Tepic, Nayarit, en su seminario cursó Humanidades y Filosofía; en el Seminario Mexicano de Montezuma, Nuevo México, Teología y es licenciado en Sagrada Escritura por el Pontificio Instituto Bíblico de Roma.

Sucederá el 2 de febrero próximo al cardenal Norberto Rivera, quien presentó su renuncia en junio pasado al cumplir 75 años; a Aguiar le quedarán 7 años escasos en la arquidiócesis más poblada del país, con casi 8 millones de fieles (abarca toda la CDMX), pues el 29 de enero de 2015 cumplirá la edad en que deberá renunciar, según el Derecho Canónico.

Es el 16 de los mil sacerdotes que formados en el Seminario de Montezuma y llegaron a obispos, en sus 35 años de existencia (1937-72) tras ser fundado por los obispos mexicanos, pues la persecución religiosa y las leyes anticatólicas impedían la formación del clero mexicano.Como presidente de la Conferencia Episcopal de México,

Aguiar, entonces obispo de Texcoco, encabezó a los obispos del país en la V conferencia General del Episcopado Latinoamericano y del Caribe, que presidió Benedicto XVI en el santuario de Nuestra Señora Aparecida, Sao Paulo, Brasil.

Allí se analizó la situación del catolicismo en esta porción del continente y el rumbo que debía tomar en el futuro inmediato.En esa reunión, celebrada en mayo de 2007, Aguiar estrechó su relación con el entonces cardenal primado de Buenos Aires, Jorge Bergoglio, hoy Papa Francisco, quien lo nombró primado de México el día 7 de este mes.

Trató a Bergoglio porque cubrió amplio rol internacional en la Iglesia, con cargos en comisiones vaticanas, como secretario general y presidente de la Conferencia Episcopal Latinoamericana y del Caribe (CELAM), y parte de la relatoría de la Reunión de Aparecida, cuyo jefe y expositor fue el actual Sumo Pontífice.

En este siglo han sido arzobispos de México José Mora y del Río, Pascual Días Barreto, Luis María Martínez, Miguel Darío Miranda, nombrado cardenal durante su gestión por Paulo VI el 28 de abril de 1969.

Cuentan que Juan XXIII llamó en diciembre de 1958 a varios prelados mexicanos a Roma, y de la Curia Romana salió la noticia de que sería nombrado al primer cardenal mexicano. De inmediato el primado Miguel Darío empezó a ser felicitado allá, pues se creía que era el más indicado.

Mas sorpresivamente el designado fue el arzobispo de Guadalajara, Mons. Garibi Rivera, quien recibió los parabienes con su humildad característica.De inmediato el ingenio tapatío estalló con: “Jalisco tiene dos cosas: las Chivas y su Cardenal”.

Parecido a aquél grito estentóreo que salió del tendido de sol en la desaparecida plaza detoros la Condesa (donde está hoy el Palacio de Hierro Durango) una tarde de diciembre de 1939, cuando Chucho Solórzano, “El Rey del temple”, cortó dos orejas y el rabo: “¿Qué más quieres Michoacán: arzobispo, presidente y el torero más valiente de la gran tenochistlán”.(El arzobispo era Luis María Martínez, el presidente Lázaro Cárdenas y Chucho Solórzano Dávalos, nativo de Morelia).

Aguiar viene a ser el décimo cardenal mexicano, después de Mons. Garibi, Miguel Darío Miranda, José Salazar, Ernesto Corripio, Adolfo Suárez, Norberto Rivera, Juan Jesús Posadas, Juan Sandoval y Francisco Robles Ortega.

Anterior en la arquidiócesis de México, el primer primado, Luis María Martínez fue una leyenda: rehusó ser nombrado delegado apostólico y se decía sólo encargado de los negocios de la Santa Sede, fue un orador eminente, académico de la lengua y apreciado por sus chascarrillos.

Una vez que viajaba en ferrocarril, se le acercaron unos políticos; en la charla uno le lanzó una pregunta maliciosa: ¿cuántos hijos tiene, monseñor? No fue por la respuesta a Roma: según el censo tengo 10 millones de hijos de Dios (la arquidiócesis abarcaba todo el DF, todo el Edomex, parte de Morelos e Hidalgo) e hijos de su…. madre, ustedes saquen la cuenta.

Para salir del amargo sabor de boca de sus interlocutores, hizo un chiste a costa suya:Un día, en visita pastoral en Cuajimalpa, preguntó por un lugar para satisfacer una necesidad corporal; al regreso mostró un pedazo de periódico en que aparecía su fotografía, y dijo que lo rescató por respeto a la dignidad episcopal para evitar que su efigie sirviera en limpiarse salva sea la parte.

A D. Luis María le gustaba estar en contacto con la gente, por eso cada ocho días él mismo impartía las confirmaciones en la catedral, en vez de enviar a un obispo o monseñor auxiliar.

También recibía a cuantos le pedían audiencia, aun a comunistas o descreídos.

Cuando Diego Rivera iba a viajar a Moscú a que lo operaran, el filósofo Jesús Guisa y Azevedo lo invitó a visitar al prelado; charlaron animadamente, y de la casa de monseñor el muralista se fue a la Villa de Guadalupe a encomendarse a la Morenita.

El hoy primado es amigo del presidente Peña, pues fue obispo de Texcoco y es arzobispo de Tlalnepantla Edomex, aún, del que EPN es oriundo y lo gobernó del 15 de septiembre de 2005 a igual fecha del 2011. Siendo funcionario del gobierno de su antecesor Arturo Montiel, cultivó amistad con el cardenal Francisco Robles, quien fue obispo de Toluca de junio de 1996 a enero de 2003, hoy es arzobispo de Guadalajara y el presidente de los obispos mexicanos.

Como católico, Peña contrajo matrimonio con su esposa actual, Angélica Rivera el 27 de noviembre de 2010. Fue además el primer presidente en recibir en Palacio Nacional a un Romano Pontífice, a Francisco, el 13 de febrero de 2016 cuando visitó nuestro país.

Ojalá Aguiar se acerque a su nueva feligresía, ayuna del contacto arzobispal, pues el cardenal Rivera delega sus funciones en sus obispos auxiliares y vicarios episcopales y sólo celebra su misa dominical en la Catedral, donde la relación con su grey es demasiado relativa. llamascallao@hotmail.com @chavafloresll