Viernes 8 de diciembre del 2017

Ingobernabilidad, corrupción y protección al crimen se anida en Chiapas, denuncian campesinos

El estado de Chiapas podría convertirse en un polvorín en 2018, durante el proceso electoral, debido a la ingobernabilidad que impera con el gobierno de Manuel Velasco Coello, quien ha sido rebasado por la corrupción y la criminalidad.

En conferencia de prensa, el dirigente nacional de la Central Independiente de Obreros Agrícolas y Campesinos (CIOAC), Federico Ovalle Vaquera, lamentó el asesinato de seis líderes campesinos de esta agrupación en el estado de Chiapas registrados de 2016 a la fecha ante el “estado fallido” que prevalece en aquella entidad federativa.

El líder agrario pidió públicamente la intervención del Gobierno Federal, específicamente de la Procuraduría General de la República -trámite que hará legalmente en los próximo días-, para que se atraigan lo casos de los seis asesinatos.

Señaló que la Secretaría de Gobernación -a través del Subsecretario de Gobernación, René Juárez Cisneros y del Subsecretario de Derechos Humanos, Roberto Campa Cifrían-, ya tiene conocimiento de la inseguridad prevaleciente en Chiapas.

Asimismo –subrayó-, de la ola de persecución en contra de los liderazgos de la CIOAC en dicha entidad donde, incluso, recientemente fueron quemadas oficinas de la agrupación en el municipio de Las Margaritas.

Ovalle Vaquera adelantó que llevarán a cabo movilizaciones en la entidad sureña para los días 22 y 29 de diciembre a fin de reclamar justicia y, advirtió que el clima de violencia e inseguridad se puede recrudecer en los próximos días ante el interés del gobernador, Manuel Velasco Coello, al querer imponer como su sucesor en 2018, al aún legislador local, Eduardo Ramírez Aguilar.

Mencionó que en el estado de Chiapas, la CIOAC trabaja desde 1979 y superó los años difíciles con los priistas. “Aun así, mantenemos la independencia y hemos resistido la represión gubernamental local a pesar de que han querido destituirnos. Antes del gobierno actual ya se buscaba nuestra división como organización por ser, el municipio de Las Margaritas, Chiapas, un botín político y al no ser afines al gobierno y no ser partidarios de la sumisión y control”, destacó.

Federico Ovalle Vaquera, refirió que la CIOAC en Chiapas tiene presencia en 60 municipios con 40 mil afiliados, 10 mil más que la Confederación Nacional Campesina (CNC), por lo que “no nos van a desaparecer a pesar de que exista un gobierno fallido asociado a la delincuencia organizada”.

Al precisar sobre los asesinatos, dijo que se trata de Luis Hernández Cruz y Vladimir Figueroa, así como de cuatro dirigentes más, asesinados del 2016 a la fecha y a pesar de que existen los asesinos confesos, “éstos fueron detenidos y puestos en libertad en corto plazo por las autoridades del gobernador”.

Subrayó que caso especial merece la denuncia del crimen del líder Luis Hernández Cruz, quien fue asesinado por Antonio Hernández Cruz, como lo relató en la rueda de prensa, Andulio Hernández Hernández, al lamentar que el asesinato se perpetró el pasado 4 de mayo de 2017 y a pesar de que el autor material fue encarcelado ya fue liberado por un comando armado que secuestró a personal de la fiscalía encargada del caso.