Martes 27 de junio del 2017

Truenan vecinos contra titular de Seduvi y lo desconocen como interlocutor

Por Guillermo Pimentel Balderas

Con el apoyo del diputado local del Partido Verde, Fernando Zarate, vecinos de la Ciudad de México, en conferencia de prensa, desconocieron a Felipe de Jesús Gutiérrez, titular de la Secretaría de Desarrollo Urbano y Vivienda (Seduvi), como interlocutor en los problemas que tienen con empresas inmobiliarias.

En esta ocasión, pobladores de Delegación Álvaro Obregón, pidieron a la Secretaria de Gobierno, Patricia Mercado, a través del Asambleísta, una moratoria de construcción y el establecimiento de mesas de trabajo para revisar la documentación de cada uno de los 400 inmuebles que se levantan en la demarcación.

Aseguraron que hay una reiterada y generalizada violación a las disposiciones en materia de construcción, pues el 90% de los cuales presenta por lo menos una irregularidad.

En tanto, Fernando Zárate urgió a que el dialogo de vecinos con la funcionaria de Miguel Ángel Mancera inicien a más tardar en tres semanas. Esto, dijo, tomando en cuenta la anunciada petición de licencia al cargo que presentará el Jefe de Gobierno, lo que hace necesario que la Ciudad de México y sus habitantes tengan la seguridad y certeza jurídicas para garantizar la gobernabilidad.

El legislador indicó que de manera reiterada han solicitado que la Jefatura de Gobierno y la Asamblea Legislativa del Distrito Federal apoyen a la delegación Álvaro Obregón en la revisión de las obras irregulares, pero no ha habido respuesta.

“Desde los lamentables sucesos en Av. Toluca 481, al parecer sólo se dejó enfriar el tema y se continúa con las obras en construcción. Lo mismo sucede con Artz Pedregal, la Presa Anzaldo, Insurgentes 2021, Av.- Centenario y en Desierto de los Leones 153. Tenemos detectadas más de 400 obras y 48 centros comerciales en construcción en Álvaro Obregón, cifra que al parecer sigue creciendo”, explicó.

Informó que presentó ante la Diputación Permanente de la ALDF un punto de acuerdo, en representación de 242 organizaciones vecinales de Álvaro Obregón, demandando la instalación de mesas de trabajo con la Secretaria de Gobierno, a fin de revisar la condición legal de cada una de las obras.

No estamos en contra del desarrollo de la ciudad, pero debe hacerse con orden y en apego a la ley”, por lo que pidió que se discuta el tema de la moratoria de construcción en esa delegación y que sea un ejemplo a seguir para las obras que se realizan en el resto de la Ciudad de México. Demandó que junto con la revisión de los permisos se evalúe el desempeño de los funcionarios involucrados, para que se apliquen las sanciones correspondientes en caso de haber actuado ilegalmente.

Como responsable de garantizar el Estado de Derecho, la Secretaria de Gobierno debe encabezar las mesas y supervisar el desempeño del resto de las dependencias. Ante las conductas asumidas por la Secretaría de Desarrollo Urbano y Vivienda, ésta no puede ser considerada interlocutor para atender estos reclamos de los ciudadanos.

Asimismo, exhortó a la Comisión de Desarrollo Urbano y Vivienda de la ALDF a que dictamine de manera urgente la eliminación de la Norma 10, por vialidad, que es la que ha dado sustento en una buena parte al surgimiento de obras irregulares,

Por su parte, Carmen Olalde, vecina del Desierto de los Leones, indicó que pese a la colocación de sellos de suspensión continúan las obras en Av. Toluca 481, donde se registró hace unos meses un accidente que provocó el fallecimiento de un número indeterminado de trabajadores. Las obras irregulares, dijo, afectan vialidades, la dotación de servicios públicos y la seguridad de los vecinos, privilegiando el interés económico por sobre el bienestar social.

Laura Zúñiga, de la Unidad Habitacional Sears, advirtió que en esa zona se construyen 10 torres de 22 pisos, con un total de 801 viviendas, pero la obra no cuenta con el estudio de impacto ambiental ni ingeniería vial. La normatividad aplicable, dijo, establece un límite de cuatro pisos, por lo que hay una violación flagrante que provocará un colapso de los servicios públicos para los habitantes.

A su vez, Enrique Sierra, habitante de Molino de Santo Domingo, demandó que las autoridades hagan cumplir las normas de construcción. “No estamos en contra del desarrollo urbano, pero debe hacerse con apego a las leyes”, puntualizó.

En su oportunidad, Guadalupe Tron, vecina de la ex hacienda de Guadalupe y Chimalistac, dijo que Seduvi está cambiando el uso de suelo sin consultar a los vecinos, por lo que pidió que se aplique la moratoria de construcción en la delegación. Tal parece que las autoridades quieren acabar con la zona histórica y la viabilidad de colonias como Guadalupe Inn, San Ángel, San Ángel Inn, Tlacopac, Chimalistac y Hacienda de Guadalupe, entre otras.

Por su parte, Sergio Chapa, del comité ciudadano de Guadalupe Inn, indicó que las participaciones en los foros organizados por el Consejo Para el Desarrollo Urbano Sustentable (Conduse) no son atendidas. Es una argucia para simular la participación ciudadana y continuar las obras mediante medidas como la “transferencia de potencialidades”, “polígonos de actuación” y los “sistemas de cooperación”.

En su oportunidad, Javier Schault, de Guadalupe Inn, indicó que las afectaciones a la vialidad incrementan los índices de contaminación en la ciudad, por la saturación de vehículos que se asociación a las nuevas construcciones. Lamentó que la PAOT sea un cocodrilo sin dientes, pues carece de facultades plenas para revisar las obras irregulares y aplicar las sanciones procedentes.

Más artículos

Insiste ALDF que sí hay arroz de plástico en la CEDA
Escenarios ante las impugnaciones a la Constitución Política de la Ciudad de México
Rechazan habitantes de la V. Carranza privatización del velódromo olímpico