Jueves 6 de julio del 2017

Rechazan vecinos Proyecto de PGDU de Mancera

Por Guillermo Pimentel Balderas

De nueva cuenta, ciudadanos, asociaciones civiles y vecinos de las 16 delegaciones y de pueblos y barrios originarios, rechazaron la “Iniciativa con Proyecto de Decreto por la que se expide el Programa General de Desarrollo Urbano (PGDU) de la Ciudad de México 2016-2030” enviada a la Asamblea Legislativa del Distrito Federal (ALDF), por el Jefe de Gobierno capitalino, Miguel Ángel Mancera el 23 de noviembre de 2016.

Aseguraron que es violatorio del derecho humano a la legalidad. “El PGDU es de origen ilegal al violar la Ley de Asentamientos Humanos y, con ello, la Consulta Pública”, remarcaron.

Por su parte, el partido Morena en la ALDF, fue categórico al rechazar dicho Programa, pues atenta contra el entorno urbano, el medio ambiente y no toma en cuenta la voluntad de los ciudadanos. César Cravioto, coordinadores Morena en la ALDF, pidió a los grupos parlamentarios de la Asamblea desechar el Proyecto enviado por Miguel Ángel Mancera, Jefe de Gobierno capitalino, y mejor tener sensibilidad y realizar una verdadera consulta sobre el tema.

“Se han entregado a la ALDF durante el primer semestre de 2017 diversas peticiones de interés social y solicitudes de audiencia pública que no han tenido respuesta. SEDUVI reservó por transparencia desde el 2015 la información sobre el proyecto, contenido y consulta pública del PGDU violando con ello el elemento fundamental de un proyecto participativo, razón suficiente para que la ALDF deseche este proyecto”, subrayó.

Menciono Cravioto que el contenido del documento no refleja ni las conclusiones de los talleres del CONDUSE ni la postura de diversos grupos ciudadanos, al centrarlo en un proyecto de desarrollo de alta densificación que modifica los usos de suelo de casi el 80% de la Ciudad de México, utilizando instrumentos tan dañinos como los SACs, polígonos de actuación y transferencia de potencialidad.

Es de reprobar que en audiencia pública, el diputado y presidente del PRD en la capital, Raúl Flores, llamó “fascistas” a ciudadanos que criticaban la estrategia impuesta por la administración local.

Al inaugurarse las audiencias públicas para el dictamen del referido programa, los ciudadanos asistentes criticaron a la Comisión de Desarrollo e Infraestructura Urbana, que no dio respuesta a las peticiones de interés social y solicitudes de audiencia que se presentaron decenas de grupos ciudadanos entre los meses de febrero y abril de 2017.

Incumplieron, agregaron, con el requisito que marca el Reglamento Interno de la ALDF, Artículo 155, el cual establece que la Asamblea tiene 15 días como plazo máximo para acordar las acciones a tomar cuando reciben este tipo de peticiones (Art. 153 y 154 del Reglamento Interno de la ALDF).

Estos reclamos enojaron a los diputados del PRD, del PAN y del PRI, principalmente pues expusieron que se solicitó por transparencia a INFOMEXDF la información vinculada con la Consulta Pública del Programa General de Desarrollo Urbano de la Ciudad de México 2016-2030 (SEDUVI/DEIS/DI/SDI/JIP/4715/2017), que en la respuesta de INFOMEXDF (0105000229317 26/06/17) se niega el acceso a dicha información por ser reservada en su totalidad sobre la siguiente base:

“Por encontrarse en los supuestos previstos por la Ley para ser clasificada como reservada y en congruencia con lo señalado en el artículo 4 transitorio del decreto por el que se expide la Ley de Transparencia, Acceso a la Información Pública y Rendición de Cuentas de la Ciudad de México publicada el 6 de mayo de 2016 en la Gaceta Oficial de la Ciudad de México”.

O sea, molesto a los perredistas y panista, principalmente el balconeó que les dio la ciudadanía en este foro.

Cravioto Romero señaló que desde antes de asumir el cargo, los legisladores de morena advirtieron que un tema sobresaliente de su agenda es el desarrollo urbano, porque en la ciudad permean las quejas ciudadanas en contra del modelo de crecimiento urbano adoptado por el gobierno capitalino.

En efecto, reiteró, estamos convencidos de que este programa, además de contradecir los deseos ciudadanos, atenta contra el entorno urbano y el medio ambiente. Por eso, subrayó el coordinador parlamentario, hemos acompañado a las organizaciones vecinales en sus luchas contra las políticas que dan prioridad a megaproyectos, atentan contra el medio ambiente y afectan a la mayoría de residentes de la capital.

En tal sentido, agregó, siempre en respaldo de los ciudadanos se logró echar abajo la construcción del CETRAM Chapultepec y de la llamada Rueda de la Fortuna, y hoy los acompañamos en apoyo de otras batallas, como la del CETRAM Constitución de 1917.

La solución al caos urbano no se encuentra en el Programa General de Desarrollo Urbano, sino en escuchar a los habitantes de comunidades, pueblos, barrios, recalcó César Cravioto, quien recordó que en meses pasados morena envió al jefe de Gobierno una carta en la cual le pedía, como partido mayoritario de la ciudad, abrir un diálogo sobre desarrollo urbano, pero su única respuesta fue el absoluto silencio.

En el foro, Cravioto solicitó a la diputada Margarita Martínez Fischer, presidenta de la Comisión de Desarrollo Urbano, a quien corresponde coordinar la elaboración del programa, así como a los grupos parlamentarios de la Asamblea desechar el programa enviado por el gobierno, tener sensibilidad para realizar una verdadera consulta sobre el tema.

Para concluir, Cravioto reiteró que morena continuará con su apoyo a las demandas ciudadanas, al tiempo que reiteró su oposición al modelo de desarrollo urbano implantado por la administración capitalina.

En la reunión proliferaron las voces de protesta de decenas de vecinos en contra de la política de desarrollo urbano, así como críticas a los funcionarios que ahí acudieron, como la secretaria de Medio Ambiente de la ciudad Tanya Müller y el titular de Desarrollo Urbano.

Las puntadas de Raúl Flores En su turno, el diputado y presidente del PRD en la capital, Raúl Flores, visiblemente irritado ante las críticas a las autoridades, no tuvo empacho en llamar “fascistas” a los ciudadanos que manifestaban su desacuerdo con la política del gobierno capitalino.

Los vecinos presentaron documentos para avalar su postura y, entre ellos, señalaron que el Proyecto de PGDU en dictaminación viola la Ley General de Asentamientos Humanos en cuanto al artículo aplicable a la consulta pública del PGDU, Artículo 16 fracción III: “Las respuestas a los planteamientos improcedentes y las modificaciones del proyecto deberán fundamentarse y estarán a consulta de los interesados en las oficinas de la autoridad estatal o municipal correspondiente, durante el plazo que establezca la legislación estatal, previamente a la aprobación del plan o programa de desarrollo urbano o sus modificaciones”.

Agregan: “Este punto nunca se cumplió ya que el proceso de consulta y revisión de las opiniones vertidas terminó el 31 de octubre pasado, de ahí que debería haber existido un período de consulta pública del documento terminado, planteamientos improcedentes y modificaciones fundamentadas, mismo que no existió ya que el 22 de noviembre de 2016 se hizo llegar a la Comisión de Gobierno de la ALDF el documento terminado, de manera que el documento entregado a la ALDF, junto con las modificaciones y planteamientos improcedentes, nunca fue consultado.

“La Comisión de Desarrollo e Infraestructura Urbana no dio respuesta a las peticiones de interés social y solicitudes de audiencia que se presentaron decenas de grupos ciudadanos entre los meses de febrero y abril de 2017, incumpliendo con el requisito que marca el Reglamento Interno de la ALDF, Artículo 155, el cual establece que la Asamblea tiene 15 días como plazo máximo para acordar las acciones a tomar cuando reciben este tipo de peticiones (Art. 153 y 154 del Reglamento Interno de la ALDF)”.

Especifican: “La Audiencia Pública es un instrumento de participación ciudadana por medio del cual los habitantes de la Ciudad de México pueden proponer, presentar o evaluar los programas y actos de gobierno y “en todo momento las autoridades garantizarán el derecho de petición de los ciudadanos, de manera ágil y expedita” (Ley de Participación Ciudadana Art. 67), tomando en cuenta que “una vez recibida la solicitud de audiencia la autoridad tiene 7 días naturales para dar respuesta por escrito, fundada y motivada, a los solicitantes”; esto no sucedió, violando también la Ley de Participación Ciudadana”. Presentaron el formato estipulado por la ALDF para poder participar en las Audiencias Públicas:

1) Obliga al ciudadano a hacer uso de Internet, tener un alto conocimiento técnico, no permite hacer observaciones de todo el Programa, sino nada más de algunas partes

2) No permite fundamentar las razones por las que dicho programa debe desecharse, violando con ello el Artículo 72 de la Ley de Participación Ciudadana que indica que en las Audiencias Públicas se podrán “expresar libremente sus peticiones propuestas o quejas”, y el Artículo 71, que estipula que “podrán asistir los solicitantes, los habitantes y vecinos del lugar, los Comités Ciudadanos…”.

Se solicitó por transparencia a INFOMEXDF la información vinculada con la Consulta Pública del Programa General de Desarrollo Urbano de la Ciudad de México 2016-2030 (SEDUVI/DEIS/DI/SDI/JIP/4715/2017).

En la respuesta de INFOMEXDF (0105000229317 26/06/17) se niega el acceso a dicha información por ser reservada en su totalidad sobre la siguiente base: “Por encontrarse en los supuestos previstos por la Ley para ser clasificada como reservada y en congruencia con lo señalado en el artículo 4 transitorio del decreto por el que se expide la Ley de Transparencia, Acceso a la Información Pública y Rendición de Cuentas de la Ciudad de México publicada el 6 de mayo de 2016 en la Gaceta Oficial de la Ciudad de México”. "Durante la Décimo Octava Sesión Extraordinaria del Comité de Transparencia de la Secretaría de Desarrollo Urbano y Vivienda realizada el 2 de julio del 2015 se suscribió el ACUERDO SEDUVI/CT/18/2015.IV en el que se determinó: “Con fundamento en los Artículos 50 fracción 1, 60 y 61, fracción 11 de la Ley de Transparencia, Acceso a la Información Pública del Distrito Federal y 57, 59 y 60 de su reglamento, la clasificación de información de acceso restringido en su modalidad de reservada la totalidad del proyecto del Programa General de Desarrollo Urbano (La elaboración del Proyecto, el Contenido, la Consulta Pública y del envío por encuadrar en el supuesto jurídico previsto en el Artículo 37, fracción 10 de la Ley de Transparencia, Acceso a la Información Pública), vigente al momento de su suscripción".

En otras palabras, SEDUVI se reserva toda la información vinculada con el proyecto del Programa General de Desarrollo Urbano de la Ciudad de México 2016-2030, incluyendo la elaboración del Proyecto, el Contenido y la Consulta Pública, lo cual no encuadra en el supuesto jurídico invocado por la SEDUVI del Artículo 37, fracción X de la mencionada Ley, y contraviene lo señalado en la Ley General de Asentamientos Humanos que es la ley específica para regular esta consulta.

La Ley de Transparencia sólo habla de procesos generales de Información Pública y las autoridades administrativas carecen de facultades constitucionales para fijar la interpretación de las leyes, como bien lo señala la Tesis de Jurisprudencia, de la Segunda Sala, Quinta Época, publicado en el Semanario Judicial de la Federación en la parte XLV, página 2787 en el RUBRO: LEYES, INTERPRETACION DE LAS, cuyo texto a la letra dice:

Las autoridades administrativas carecen de facultades constitucionales para fijar la interpretación de las leyes, pues esto solamente corresponde a la autoridad judicial federal, al estudiarlas en los juicios constitucionales.

Presentamos diversos documentos anexos que constituyen un análisis detallado con datos duros de 10 años sobre la situación actual del desarrollo urbano en la Ciudad de México. Estos han sido debidamente entregados a la ALDF, al Jefe de Gobierno, SEDUVI, Comisión de Derechos Humanos de la Ciudad de México y Asamblea Constituyente que elaboró la Constitución. En ellos se demuestran ilegalidades como la Norma 26 y el incumplimiento de las autoridades al no dar el listado de quienes la utilizaron, el uso de los polígonos de actuación, SACs y transferencia de potencialidad como instrumentos que destruyen la planeación urbana, fomentan la corrupción y desplazan a grupos sociales de menores ingresos.

El hecho mismo de que el PGDU base su proyecto en estos instrumentos es señal suficiente para definir que la real motivación tiene que ver con intereses económicos, especulación y corrupción, no con una verdadera planeación urbana.

El PGDU también pone en peligro las Áreas de Conservación Patrimonial y zonas de monumentos históricos, desconoce los Programas Parciales y anula automáticamente la normatividad actual poniendo a disposición del sector inmobiliario la ciudad a través de las decisiones discrecionales de los servidores públicos: Artículo Segundo (página 198): Para los efectos del Artículo 43 de la Ley de Desarrollo urbano del Distrito Federal vigente (15 –julio 2010) las personas físicas o morales, públicas o privadas están obligadas a la exacta observancia del presente Programa General de Desarrollo Urbano de la Ciudad de México, en lo que se refiere a la planeación y ejecución de obras públicas o privadas, y al uso y aprovechamiento de los bienes inmuebles ubicados dentro del ámbito espacial de validez del mismo.

Asimismo, en el Cuarto Transitorio: “Se instruye a la Secretaría de Desarrollo Urbano y Vivienda que en las actualizaciones de los Programas Delegacionales y Parciales de Desarrollo Urbano, sus lineamientos normativos y políticas públicas se homologuen con el Contenido del presente Programa General de Desarrollo Urbano de la Ciudad de México”.

Lo anterior tiene efectos devastadores para toda la ciudad y deja en indefensión al patrimonio ya que precisamente los elementos de protección del mismo que fueron considerados por la población en la elaboración de los actuales Programas Delegacionales y Programas Parciales de desarrollo urbano quedan sin efecto. Este proyecto invalida automáticamente cualquier otra normatividad lo que resulta inadmisible en un programa de planeación.

Se defendió la panista como gata boca arriba En tanto, la Presidenta de la Comisión de Desarrollo e Infraestructura Urbana detalló que, de forma electrónica, hasta el momento se han registrado 342 ciudadanos de 15 delegaciones y un total de 896 propuestas de modificación recibidas al PGDU propuesto por el gobierno de la ciudad.

Esto, al encabezar la primera audiencia pública para la dictaminación del Programa General de Desarrollo Urbano, Martínez Fisher precisó que se trata de un ejercicio auténtico fuera de una simulación y que no pretende ningún tipo de legitimación a nada ni a nadie.

Justificó: “No hay un dictamen elaborado y se construirá a partir de estas audiencias públicas. No vamos a permitir que un interés partidista o con miras a campaña política pretendan secuestrar la discusión”.

La legisladora habló de evitar “vernos como enemigos”, ya que, aseguró: “el enemigo es la corrupción, la enemiga es la soberbia, el enemigo es quien pretende lucrar individualmente a costa de los otros, el enemigo es quien pretende dividir buscando un protagonismo político”.

Según frente a expresiones y falta de respeto a legisladores y autoridades, la diputada Martínez Fisher constantemente llamó al diálogo entre ciudadanos. “Acción Nacional rechaza frontalmente cualquier falta de respeto a compañeros legisladores o autoridades del Gobierno de la Ciudad de México”, refirió.

Dijo que el único camino hacia la conciliación es el diálogo y dentro del debate, es como podemos encontrar alternativas de solución a la realidad urbana de la capital.

Agregó que todos los sectores de la ciudad, incluida la ciudadanía organizada, el gobierno, las organizaciones sociales y por supuesto, la iniciativa privada, deben participar en planear el crecimiento y ordenamiento urbano.

Más artículos

Reiteran en la ALDF importancia de empoderar a la ciudadanía
Anuncian posibles ajustes normativos al Sistema Penal Acusatorio
Funcionario del GCMX deberán explicar proceso de la basura ALDF