Miércoles 14 de junio del 2017

Exige Morena en ALDF comparecencia de Almeida Estrada y Ríos Garza ante desborde del hampa

Por Guillermo Pimentel Balderas

Diputados locales de Morena hicieron fuertes acusaciones contra la administración de Miguel Ángel Mancera Espinosa en procuración de la justicia y el ámbito de seguridad.

Alertaron sobre indefensión que viven los vecinos capitalinos ante los grupos delincuenciales, que ya es catalogado como alarmante, y aseguraron que existe una colusión entre policías, ministerios públicos y la Procuraduría con organizaciones delictivas.

Los asambleístas César Cravioto Romero, coordinador de la bancada morenista, José Alfonso Suárez del Real, Felipe de Cruz Ménez, Flor Ivone Morales, Citlalli Hernández y Raymundo Martínez Vite, acompañados de Martí Batres Guadarrama, presidente del Comité Ejecutivo del partido en la ciudad, demandaron implantar, en lo inmediato, una nueva estrategia de seguridad pública ante el desborde del hampa.

Cravioto Romero, expuso que ante el irrefrenable crecimiento de la delincuencia en la ciudad, los diputados de Morena solicitarán la comparecencia del secretario de Seguridad Pública local, Hiram Almeida Estrada y, del procurador capitalino, Rodolfo Ríos Garza. Agregó que ante el recurrente aumento de ilícitos en la capital, “la administración de Miguel Ángel Mancera ha sido omisa y negligente.

Pero en vez de convocar, de forma cotidiana, a reuniones del gabinete de seguridad, sólo atina a responder que se trata de un problema de “percepción”, que hay entidades en donde la situación es más grave”. Martí Batres Guadarrama, presidente del Comité Ejecutivo del partido en la ciudad, recordó, a su vez, que por tercera ocasión morena llama al gobierno de Miguel Ángel Mancera a tomar medidas urgente contra de delincuencia.

Reiteramos, subrayó Batres, que a partir de 2016 reaparecen en la ciudad elevadas cifras del crimen, como, por ejemplo, la cantidad de homicidios dolosos alcanzó la mayor cifra desde 1997: 500 asesinatos perpetrados con armas de fuego.

De acuerdo con información del Observatorio Ciudadano, informó el dirigente de morena, aunque la administración capitalina lo rechace, en la ciudad opera libremente el crimen organizado. Por tanto, nos sumamos al llamado de César Cravioto para pedirle a Miguel Ángel Mancera que implante, en lo inmediato, una nueva estrategia de seguridad.

El legislador José Alfonso Suárez del Real advirtió que como en la ciudad la seguridad se encuentra centralizada y las delegaciones no cuentan con personal policiaco bajo su mando, la responsabilidad de resguardar y brindar protección a la ciudadanía corresponde sólo a la jefatura de Gobierno.

La seguridad está centralizada, recalcó, razón por la cual nuestro grupo parlamentario presentará, ante el Pleno de la Asamblea, un punto de acuerdo destinado a solicitar, con carácter de urgente, la comparecencia de los dos referidos funcionarios de la administración capitalina.

Asimismo, explicó que ante los porcentajes de crecimiento delictivo se debe prestar atención prioritaria a las delegaciones Cuauhtémoc, Venustiano Carranza, Benito Juárez y Miguel Hidalgo, las cuales conforman la “Ciudad central”, el “escudo centro” de la capital que hoy, por desgracia, ha sido vulnerado.

Por su parte, el diputado Felipe de Cruz Ménez señaló que ante el grave crecimiento del crimen, el régimen de Mancera se limita a esconder el problema al decir que no hay delincuencia organizada. Mientras los ilícitos se desbordan, se concreta a declarar que la culpa de éstos es del gobierno federal.

Pero no, subrayó de la Cruz Ménez, hay un contrato social con la ciudadanía que lo obliga a brindarle seguridad. Sin embargo, la administración local parece tan sólo dedicarse a conseguir recursos, a ver la manera de subir impuestos. Se echan la pelota unos a otros, la Procuraduría a Seguridad Pública, y ésta a la primera.

Recalcó el diputado Miguel Ángel Hernández que son seis delegaciones clasificadas entre las entidades con mayor inseguridad en la República; relación que evidencia, afirmó, el grave problema que representa el incremento de delitos en la capital.

Desde 2008, recordó, se instauró el Nuevo Sistema de Justicia Penal, y ahora, nueve años después, el gobierno de Miguel Ángel Mancera le atribuye a su implementación el desborde de actos delictivos. Por eso se dio un plazo de ocho años para que, con tiempo de sobra, las entidades lo implantaran. Pero, aun así, el régimen capitalino lo usa como pretexto para justificar su incapacidad para combatir al hampa que asola a los ciudadanos.

A su vez, los legisladores Raymundo Martínez y Beatriz Rojas coincidieron en que la indefensión de los vecinos ante los grupos delincuenciales es alarmante. Y en que existe una colusión entre policías, ministerios públicos y la Procuraduría con organizaciones delictivas.

En consecuencia, advirtieron, como la gente no confía en las instituciones encargadas de protegerlas, no denuncia la mayoría de atentados y se desconocen las verdaderas cifras de ilícitos. Y aun así, la Ciudad de México ocupa el segundo lugar en robo a transeúnte, el tercero en asaltos a negocios y el cuarto en robo con violencia.

Más artículos

Van por consulta ciudadana para ratificar mandato de delegado en Milpa Alta
Desata pasiones políticas el delegado en Cuauhtémoc para hacerse notar
Que Mancera debe instalar mesas de diálogo con vecinos por obras de Metrobús en Reforma