Martes 9 de enero del 2018

Informe de avances en la reconstrucción de viviendas, piden en el Senado a Mancera, pero ni los pela

El Gobierno de la Ciudad de México debe informar de manera detallada qué avances se han logrado en la reconstrucción de las viviendas afectadas por los sismos de septiembre pasado, solicitó la senadora panista Mariana Gómez del Campo Gurza.

Mediante un punto de acuerdo presentado en la sesión de la Comisión Permanente del Congreso de la Unión, la legisladora pidió al Gobierno capitalino emitir un informe sobre los créditos que se han otorgado a los damnificados para obtener una vivienda, así como las causas que han impedido que un mayor número de damnificados cuenten con dicho apoyo.

Gómez del Campo Gurza solicitó también que se transparenten los montos, destino y ejercicio de los recursos del Fondo de Desastres Naturales (Fonden), así como los recursos públicos, donativos y aportaciones de organizaciones de la sociedad civil, empresas y personas, que provengan del interior o exterior del país, destinados a la atención de las necesidades de la población afectada.

Asimismo, exhortó al Gobierno local a que informe respecto al plan para la atención de los damnificados del Multifamiliar Tlalpan, el proyecto de reconstrucción y sus licitaciones, así como acerca de la pronta atención de las familias que se encuentran pernoctando en casas provisionales de lámina y lonas.

“En la Ciudad de México, después de las lamentables consecuencias de los sismos de septiembre de 2017, ha habido algunos avances y acciones en cuanto a la reconstrucción se refiere; de acuerdo con información del Gobierno de la Ciudad de México, de un total de 329 inmuebles que ya han sido evaluados por el Instituto de Seguridad de las Construcciones, 102 deben ser demolidos, 160 son considerados de alto riesgo, 57 fueron dictaminados como riesgo medio y 10 fueron catalogados en bajo riesgo”, expuso.

Asimismo, agregó, se atendieron a unas 54 mil personas en albergues y comedores, y, en el caso de las escuelas, se registraron daños en mil 484 inmuebles, pero sólo nueve requieren reconstrucción total; 267, con obras de reconstrucción mayor parcial; 178 con recursos ya asignados; 89 con espera de presupuesto y 422 que están en el trámite de asignación.

La senadora de Acción Nacional apuntó que el Instituto de Vivienda de la Ciudad de México ha erogado aproximadamente 139.3 millones de pesos para el apoyo de renta, beneficiando a 22 mil 403 familias.

Sin embargo, aclaró, de acuerdo con el “Balance a Tres Meses del 19S”, efectuado por la Comisión de Vivienda de la Asamblea Legislativa de la Ciudad de México, se requiere de un sistema que oriente y coordine los esfuerzos de la reconstrucción, en términos de transparencia y eficacia, ya que aún hay damnificados viviendo en albergues o en campamentos, en espera de algún tipo de apoyo.

Indicó que el pasado 23 de diciembre, el Pleno de la Asamblea Legislativa aprobó, por mayoría, el Presupuesto de Egresos para 2018, que considera recursos para la reconstrucción de la Ciudad de México.

Afirmó que el dictamen avalado canaliza 8 mil 792 millones de pesos para diversas acciones en favor de damnificados.

Entre las acciones en favor de la reconstrucción de la Ciudad de México y los afectados, dijo, está un monto 400 millones de pesos para el Instituto de Vivienda; además, debido a que algunas delegaciones políticas fueron notoriamente afectadas, los diputados locales aprobaron que para Xochimilco y Tláhuac se canalicen 35 millones de pesos, para el rescate de la zona ejidal y chinampera; y para el proyecto de desarrollo rural en los pueblos de Santa Rosa Axochiac y San Bartolo Ameyalco se destinarán 7 millones 200 mil pesos, subrayó.

“No obstante, las acciones en favor de los damnificados no han sido muy claras ni precisas, y debido a esa inconformidad fueron instalados algunos plantones frente la Asamblea Legislativa de la capital; además, aún existe la gran problemática de los multifamiliares de Tlalpan, donde los damnificados están en el limbo y con la zozobra de contar con una vivienda digna, sin que ello implique que tengan que atarse a un crédito o que al menos éste sea accesible con un esquema preferencial, según sus posibilidades”, expuso.