Miércoles 18 de octubre del 2017

Operan sin control en la CDMX Uber y Cabify por ineficiencia de Semovi

Por Guillermo Pimentel Balderas

Al parecer, a la secretaria de Movilidad (Semovi) se le han salido de control las empresas Uber y Cabify, prestadoras de servicio de taxi, ante el alarmante clima de violencia que viven las mujeres en la Ciudad de México.

Por tal motivo, la diputada de Morena en la Asamblea Legislativa (ALDF), Beatriz Rojas Martínez, solicitó al titular de esta dependencia local, Carlos Meneses Flores y a las áreas correspondientes, hacer público el registro de choferes de taxis con aplicaciones informáticas como Uber y Cabify, precisamente.

Dijo que se deben incluir datos como la procedencia del conductor, su experiencia en el servicio, las empresas en las que ha elaborado, las causas de cambio de empresa y sus razones para ocuparse de chofer. Además, también demandó que la información deberá ser publicada en el portal de transparencia de la Semovi y cotejada con las procuradurías locales y de los estados y que se establezca un banco de datos de taxistas de Apps.

Mediante un Punto de Acuerdo aprobado en el Pleno de la ALDF, la legisladora requirió que en el registro que lleva el gobierno capitalino, se incorpore la obligación de que cada uno de los choferes de taxis presente obligatoriamente su identificación oficial.

Rojas Martínez sostuvo que esto es necesario, pues en los últimos meses se han registrado hechos violentos en contra de las mujeres por parte de choferes de Uber o Cabify, como el feminicidio de Mara Castilla ocurrido en el estado de Puebla.

En la Ciudad de México las mujeres también han experimentado abusos por parte de los choferes de este tipo de taxis, manifestó Rojas Martínez, quien ejemplificó con lo ocurrido en mayo de 2016 cuando una mujer fue violada en la colonia Condesa a bordo de una unidad de Uber. En julio de ese año, una mujer también denunció acoso sexual por parte de un conductor de Uber.

Agregó que para 2017, en junio, otra mujer fue violada por un chofer del mismo servicio de taxis, cuando la trasladaba del Aeropuerto a Ecatepec. Un mes después, otra mujer denunció que el chofer de la unidad en que viajaba veía pornografía y se masturbaba frente a ella. Ante los hechos registrados, la diputada de Morena consideró urgente que la Administración Pública establezca medidas de prevención del delito, en el que pueden incurrir, tanto la autoridad administrativa como el representante legal de la empresa que presta el servicio.

Rojas Martínez destacó que hasta la fecha, el gobierno sólo tiene el registro de la persona responsable de los vehículos y las licencias de los choferes, pero no se cuenta con información específica de los conductores, por ello es importante que se tenga un registro con requisitos estrictos de los choferes para garantizar la seguridad de los usuarios, concluyó.