Lunes 23 de octubre del 2017

Leonel Luna, Jorge Romero, Israel Betanzos y Xavier López, solapan corruptelas de Mancera

Por Guillermo Pimentel Balderas

La mayoría ficticia en la Asamblea Legislativa del Distrito Federal (ALDF), votó en contra de los capitalinos, de la salud y del medio ambiente por defender los intereses o negocios del Jefe de Gobierno capitalino tras rechazar la revisión del contrato con la empresa Proactiva Medio Ambiente para operar la planta de termovalorizacion del bordo poniente.

Es repugnante, que en lugar de cuidar a la ciudad se cuiden los negocios de empresas que han estado en la mira de varios países por malas prácticas empresariales. Además, la empresa Veolia, es señalada por ofrecer sobornos a los gobiernos para poder operar, por lo que es urgente que se revise el contrato y en su caso, se cancele.

Inclusive, la firma Veolia enfrenta múltiples demandas en tribunales internacionales por incumplimiento de contrato, y fue acusada de contaminar el agua con plomo, aun así, Miguel Ángel Mancera le dio el visto bueno y en la ALDF, Leonel Luna (PRD), Jorge Romero (PAN), Israel Betanzos (PRI) y Xavier López (PVEM) votaron en contra de la verificación del documento en cuestión.

En conferencia de prensa, César Cravioto, coordinador de la bancada de Morena en la ALDF, acompañado de la diputada promovente de la iniciativa, María Eugenia Lozano Torres, cuestionó a los diputados de estos partidos de solapar la corrupción de Miguel Ángel Mancera al votar en contra del Punto de Acuerdo donde se solicita la revisión del contrato con la empresa Proactiva Medio Ambiente para operar la planta de termovalorizacion del bordo poniente.

Cravioto lamentó que estos partidos “de mayoría ficticia” decidieran votar en contra de los ciudadanos, en contra de la salud de los capitalinos y del medio ambiente para defender los negocios del jefe de Gobierno.

Al respecto, la diputada promovente, María Eugenia Lozano Torres dijo que tanto el PRD, PAN, PRI e incluso el Verde Ecologista, que debería estar a favor de un medio ambiente sano, tienen secuestrada la Asamblea Legislativa para defender los intereses del mandatario capitalino.

Lozano Torres, explicó que el punto de acuerdo exhorta al jefe de Gobierno de la ciudad a revisar o en su caso cancelar el contrato por 12 mil millones de pesos ofrecido al consorcio Proactiva Medio Ambiente para operar la Planta de Termovalorización de residuos sólidos urbanos en el Bordo Poniente.

La solicitud obedece, advirtió la legisladora, a la necesidad de atender las observaciones de diversas organizaciones ambientalistas, las cuales también han requerido que, de ser el caso, se cancele el referido contrato para sustituirlo por otro que garantice el derecho a la salud y a un medio ambiente sano a los capitalinos.

Recordó, en tal sentido, que el 13 de diciembre de 2016 el gobierno local publicó, en la Gaceta Oficial, la convocatoria de licitación pública nacional para el diseño, construcción, puesta en marcha, operación y mantenimiento de una planta de aprovechamiento de poder calorífico, con el objeto, se decía, de “resolver, en mayor medida, el manejo de los Residuos Sólidos Urbanos de la ciudad, aprovecharlos para producir energía eléctrica y minimizar el uso de rellenos sanitarios”.

El 18 de abril, agregó, el director de la Agencia de Gestión Urbana, Jaime Slomianski Aguilar, anunció que, luego de concluidas las etapas de la licitación, el fallo de adjudicación se había otorgado al consorcio Proactiva Medio Ambiente S.A. de C.V.-Veolia.

Pero resulta, dijo María Eugenia Lozano, que el pasado 11 de mayo, 45 organizaciones dedicadas a la defensa del medio ambiente denunciaron que la empresa Proactiva Medio Ambiente, SA de CV es una filial de la empresa francesa Veolia, que tiene diversas demandas en México, y en el mundo, por el deficiente tratamiento de la basura.

En efecto, subrayó Lozano Torres, enfrenta múltiples demandas en tribunales internacionales por incumplimiento de contrato. Por ejemplo, en Egipto, Lituania y Marruecos. En Flint y en Michigan, Estados Unidos fue acusado de ocultar la contaminación del agua con plomo. Y aquí, en el estado de Chiapas, ha sido acusada de contaminar mantos freáticos por escurrimientos de lixiviados en el basurero bajo su responsabilidad.

Agregó Lozano Torres que “Greenpeace México también advirtió que se opta por enterrar los desechos en el Estado de México y Morelos. Y ahora quieren incinerar los desechos sólidos disfrazándolos de termovalorización, supuestamente para generar energía para el Metro. “Detrás del proyecto de fin de sexenio de Mancera para el manejo de basura hay serias interrogantes, porque hay evidencias de cómo afecta al medio ambiente y a la salud la contaminación producida por plantas incineradoras”, puntualizó.