Martes 28 de noviembre del 2017

Consideran en la ALDF un crimen el aumento de 8 pesos diarios al gas doméstico

Por Guillermo Pimentel Balderas

Cada semana se incrementa en casi 8 pesos el kilo de gas doméstico, lo cual es prácticamente un crimen y acuchillamiento a los hogares mexicanos.

Por tal motivo, este desmedido aumento al precio del Gas LP, que ha sido superior al 35% en lo que va del año, representa, además, un duro golpe a los bolsillos de las familias mexicanas.

El diputado Armando López Campa, Coordinador de Movimiento Ciudadano en la Asamblea Legislativa, dijo que la propia Comisión Reguladora de Energía aduce que el aumento en los precios de este año responde al incremento en la demanda que se ha registrado en Asia y al impacto del huracán Harvey en las exportaciones, en septiembre.

“Lo peor es que con la llegada del período invernal, se prevé un mayor repunte en el precio de este combustible, que utilizan dos de cada tres hogares en nuestro país”, apuntó.

Lamentó el legislador que con esto, nuevamente queda demostrado que los más afectados son los más desprotegidos y subrayó que el reciente incremento al salario mínimo general, no cumple las expectativas para cubrir las necesidades mínimas de una familia, en la que se encuentra, por supuesto, el suministro de gas.

Señaló que de acuerdo a la política económica liberal aplicada, los precios de gas LP varían dependiendo de la zona y de la cercanía de la infraestructura para su abastecimiento, golpeando a quienes menos ingresos económicos tienen, sobre todo en aquellas colonias, barrios y pueblos de la ciudad que se encuentran más alejados de las plantas de abastecimiento.

No sólo los incrementos a las gasolinas conllevan a una escalada de aumentos en bienes y servicios, sino que ahora, se golpea directamente a los hogares con los incrementos al gas.

Finalmente manifestó que se deben aplicar precios justos de gas LP, que dañen lo menor posible a quienes menos tienen, por lo que dijo, debemos estar pendientes de que los ajustes de precios del gas no sean indiscriminados y de ser así, acudiremos a la PROFECO y a la Comisión Federal de Competencia Económica (COFECE) para proteger la economía familiar.