Lunes 08 de mayo del 2017

COLUMNA DE LA CÁMARA: Norma Edith Martínez Guzmán

*Urge sensibilizar a los líderes sociales en México

Es necesario sensibilizar a líderes sociales y dirigentes de organizaciones civiles, en torno a la defensa de la vida y la familia, particularmente este año en que México será sede de esa reunión.

Los Estados deben tener políticas, programas y presupuestos en pro de la familia.

Hoy nos toca ser la voz de los que no la tienen y es en esos espacios donde se toman decisiones y podemos influir sobre los líderes de los diferentes países.

De acuerdo con la Organización de Estados Americanos (OEA), no permitir un aborto es considerado una forma de tortura hacia las mujeres, porque se les obliga a una maternidad que no quieren.

Sin embargo, el aborto es un acto violento, es 30 veces más peligroso que un parto, a pesar de llevarse a cabo en las mejores condiciones, controladas y protegidas.

A diez años de aprobarse la implementación del aborto en la Ciudad de México, las autoridades insisten en remarcar que no ha muerto ninguna mujer por esta causa; no obstante, diversas instituciones afirman que, por lo menos, 38 mujeres han fallecido por este motivo, lo que nos lleva a pesar que se ocultan cifras.

Hoy mismo en nuestro país, vemos que cuando alguien se opone al tema del aborto, algunos espacios de comunicación tachan a esa persona de estar en contra de las mujeres, porque no se visualiza la otra parte del aborto que se refiere a qué hacemos con la vida humana que está en el vientre de la mujer y con esa madre que deja de serlo de una manera violenta.

Más artículos

Acabar con programas sociales clientelares
Miles de millones cuesta la corrupción en México
El estado debe promover enseñanza de lenguas indígenas