Lunes 14 de agosto del 2017

COLUMNA DE LA CÁMARA: María del Carmen Pinete Vargas

*Concientizar al estudiantado sobre migrantes

Urge exhortar a la Secretaría de Educación Pública a que evalúe la posibilidad de incorporar en los libros de texto gratuitos contenidos para concientizar a los estudiantes sobre temas migratorios.

También que el Instituto Nacional de Migración lleve a cabo campañas de sensibilización, dirigidas principalmente a estudiantes de educación básica, sobre la atención de migrantes y refugiados extranjeros, así como las condiciones en que éstos viajan por motivos de desplazamientos forzosos o desastres naturales.

De acuerdo con el Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación (Conapred), los extranjeros que están en situación irregular en el país son particularmente vulnerables a la discriminación.

Según el Conapred, las personas que viajan sin documentos están expuestas a un daño mayor porque, por carecer de visas o permisos, temen denunciar abusos y vejaciones.

Tal panorama se potencia, pues cualquier injusticia no tendrá consecuencias para quien lo cometió. Además, los migrantes temen a las represalias y desconfían en el sistema de procuración y administración de justicia, lo que provoca impunidad.

Esta discriminación es doblemente padecida por las mujeres, niñas y niños migrantes, quienes sufren de acoso y malos tratos en situaciones de detención, además de que son orillados al trabajo doméstico clandestino y ser objeto de prostitución, abusos sexuales y agresiones físicas y sexuales en las operaciones de trata.

A principios de julio, la SEP anunció el inicio de la reelaboración de los libros de texto gratuitos, con base en el “Modelo Pedagógico” y el “Plan y los Programas de Estudio para la Educación Básica: Aprendizajes clave para la educación integral”, donde se refiere a los migrantes internos del país y más concretamente a los jornaleros agrícolas y, en menor medida, a los repatriados de Estados Unidos a México, pero de ningún modo a los extranjeros o refugiados que se internan al país, provenientes de Centro y Sudamérica o de otras partes del mundo.

Por ello, considero necesario un cambio cultural en el que haya una sensibilización de las condiciones en que viajan las personas migrantes, ya que la mayoría lleva muy pocos recursos y miles transitan en trenes de carga hacia el norte del país, lo que pone en peligro su integridad.

Más artículos

Tenemos percepción internacional de corruptos
El idioma inglés debe ser materia obligada en escuelas
Denuncia formal contra gobernador bronco