Miércoles 18 de abril del 2018

COLUMNA DE LA CÁMARA: Valeria Guzmán Vázquez

*Reformas para apoyar derechos humanos de mujeres

Con la adición de la fracción XII al artículo quinto, se establece ese concepto como cualquier preferencia, distinción, exclusión o restricción a los derechos de las mujeres, de forma concomitante, en dos o más motivos, de acuerdo con el artículo primero constitucional y diversos de la Ley Federal para Prevenir y Eliminar la Discriminación.

De acuerdo también con los tratados internacionales reconocidos por el Estado mexicano, que tengan por objetivo o efecto anular o limitar el reconocimiento, goce o ejercicio, en condiciones de igualdad, de uno o más derechos humanos y libertades fundamentales de las mujeres, en cualquier ámbito de la vida pública o privada.

El documento establece que la discriminación es una práctica cotidiana en México, consistente en “dar un trato desfavorable o de desprecio inmerecido a determinada persona o grupo, que a veces no percibimos, pero que en algún momento la hemos causado o recibido”, de acuerdo con el Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación (Conapred).

Además, señala que existen grupos poblacionales que por sus características específicas o su forma de vida se enfrentan a mayores formas de discriminación, por ejemplo, los indígenas, los discapacitados, la niñez, los adultos mayores, las personas Lésbico, gay, bisexuales, transgénero e intersexuales (LGBTI) y población femenina.

Las mujeres son víctimas de discriminación múltiple y es especialmente preocupante, ya que empeora la situación de vulnerabilidad de una persona ante una eventual violación a sus derechos.

La inclusión de esta definición no tiene impacto presupuestal y cuenta con el aval de los entes administrativos correspondientes.