Miércoles 29 de noviembre del 2017

COLUMNA DE LA CÁMARA: Araceli Damián González

*Jubilaciones de miseria en México

México merece una transformación y en ello va implícito revertir el grave deterioro en el sistema de pensiones, jubilaciones y seguridad social al que ha llevado el Gobierno Federal, en medio de un panorama de abandono a los adultos mayores y la falta de visión de las autoridades para resolver esta problemática.

Actualmente en México son muy pocos los extrabajadores que tienen el privilegio de recibir una pensión o jubilación con la que están cubiertos medianamente, ya que en otros casos es muy precaria o hay quienes incluso ni siquiera reciben alguna compensación económica tras el esfuerzo laboral de muchos años.

Estamos en un momento crucial rumbo al 2018 en el que, dependiendo de los resultados electorales para la Presidencia de la República y la conformación de un nuevo Congreso de la Unión, tendremos la posibilidad de incidir de manera positiva en la transformación del sistema de seguridad social en nuestro país.

La sociedad necesita ser consciente sobre el reto que tiene México en materia de seguridad social.

La problemática que enfrenta hoy este sector, en particular el pago de pensiones y jubilaciones, no se podrá solucionar a través de un sistema de cuentas individuales, ya que los trabajadores que reciben actualmente salarios de hambre, tendrán una jubilación aún más precaria que las que se otorgaban en el pasado.

Sí puede existir el sistema de cuentas individuales, pero éste no puede ser la base de dichas prestaciones, cuando el Estado mexicano no cumple con la función social de proteger a las personas.

Se requiere un sistema en el que todos los mexicanos participemos, con el Estado como la cabeza responsable y los empresarios asumiendo su parte en la protección de los trabajadores.